Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMBIO POLÍTICO | Las secuelas del 14-M

Carod renuncia al Congreso y se quedará en el Parlamento catalán

Casi 650.000 catalanes votaron el 14 de marzo las candidaturas de Esquerra Republicana (ERC), pero su principal candidato, Josep Lluís Carod, no llegará a tomar posesión de su escaño en el Congreso. La ejecutiva del partido acordó ayer que Carod se mantenga como presidente de su grupo en el Parlamento catalán con la vista puesta en las elecciones autonómicas de 2007, en las que aspira a llegar a la presidencia. La decisión ahorra a ERC problemas internos, pero genera inquietud en el Gobierno tripartito catalán.

"Nuestro mercado es Cataluña y el secretario general del partido y candidato a la presidencia de la Generalitat tiene que hacer política en Cataluña", explicaron fuentes próximas al secretario general de ERC para justificar la decisión.

Carod encabezó las listas del 14-M sin estar previsto: fue la fórmula que se encontró para resolver la crisis provocada por su entrevista con ETA preservando al mismo tiempo el Gobierno tripartito y su liderazgo en Esquerra. El diseño inicial era un viaje de ida y vuelta, pero la imposibilidad de que Carod vuelva a ser conseller en cap y el nuevo escenario abierto con la victoria del PSOE dejó abierta la incógnita hasta ayer.

En los últimos días incluso había ido calando en el partido la posibilidad de que su líder afrontara el reto de ir a Madrid, pero finalmente se optó por la idea original: que Carod siga en Cataluña. La decisión es la más cómoda para el partido porque no exige ningún reajuste en la distribución interna de poder.

A pesar de que el organigrama formal no lo refleja, la práctica ha ido consolidando una bicefalia en la dirección entre Josep Lluís Carod y Joan Puigcercós, hombre fuerte del partido. El reparto estaba claro: el secretario general se centraba en el Parlamento autónomo, mientras que Puigcercós asumía la actividad en el Congreso.

Este esquema se hubiera roto con Carod en Madrid. Fuentes de Esquerra explican que, en contrapartida, el aparato hubiera exigido acelerar la designación de Puigcercós como número dos, quizá como secretario general adjunto. La decisión tomada elimina las urgencias en ERC, pero, en cambio, es incómoda para el Gobierno tripartito catalán.

Tanto socialistas como Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) hubieran preferido que Carod trasladara su actividad política a Madrid: al tener cerrada la puerta de regreso al Gabinete autónomo, temen que tenga prisa para que se celebren cuanto antes elecciones en Cataluña y sea un factor de inestabilidad para el Ejecutivo.

Esquerra divulgó una nota escueta a última hora de la tarde de ayer explicando su decisión. El objetivo, dice la dirección de ERC, es que Carod "encabece la preparación del nuevo reto que se plantea ERC en las próximas elecciones en el Parlamento de Cataluña, en las que los republicanos quieren superar el millón de votos".

Diputado valenciano

La nota añade: "De esta forma, Carod priorizará su acción política en Cataluña, en contacto permanente con el territorio y los agentes sociales, económicos y culturales". Carod explicará hoy su decisión en Valencia, donde comparecerá junto al presidente de ERC en esta comunidad, Agustí Cerdà. La renuncia de Carod convertirá en diputado a Cerdà, que iba en la lista de Barcelona.

Puigcercós iniciará ya su trabajo en el Congreso. Tiene previsto reunirse hoy con Jesús Caldera para explorar las posibilidades de acuerdo entre socialistas y ERC en la nueva legislatura. El dirigente de Esquerra quiere que se revisen algunas de las iniciativas de la pasada legislatura y sugiere modificaciones en la Ley de Partidos para "acotar" sus lecturas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de marzo de 2004