Un hotel que se construye en el Eixample, obligado a derribar su segunda planta

La indisciplina urbanística se paga. Los promotores del hotel de cuatro estrellas del pasaje de Aragó de Barcelona están acabando de derribar la segunda planta porque una parte de ésta no respetaba los seis metros de separación con el edificio próximo.

Las obras del polémico hotel estuvieron paradas durante seis meses a instancias del Ayuntamiento después de comprobar que no correspondían a la licencia. Los vecinos del establecimiento, situado entre las calles de Villarroel, Casanovas y Consell de Cent, fueron los que alertaron al distrito del Eixample de las irregularidades de la obra.

Las inspecciones llevadas a cabo confirmaron las sospechas y motivaron la apertura de un expediente sancionador que se está tramitando. De momento se ha derribado el 85% de la planta, pero los vecinos temen que se quiera conservar la parte que queda en pie, lo que, a su juicio, supondría volver a forzar la legalidad.

Lo sucedido en el pasaje de Aragó ha puesto de relieve la insuficiencia de los servicios de inspección del Eixample.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 06 de marzo de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50