Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reunión de la Junta y el Gobierno sobre financiación acaba en fracaso

Nueva reunión y nuevo fracaso. La Junta y el Gobierno reanudaron ayer las conversaciones para intentar resolver de una vez por todas el conflicto de la financiación autonómica, una polémica que acumula ya ocho años y que, por lo visto, no tiene visos de llegar a su fin. La reunión, celebrada en Madrid a sólo 10 días de las elecciones generales y autonómicas, concluyó con una sonora bronca entre los representantes de ambas Administraciones, quienes se acusaron mutuamente de la ruptura. El consejero de Economía, José Salgueiro, consideró que la cita, promovida por Hacienda, fue un "engaño" y que el Gobierno quiere "dar largas" a este asunto. Y el secretario general de Política Territorial del ministerio, Rafael Cámara, acusó a la Junta de haber acudido a la reunión con intención de "reventarla".

Desde que los ministros de la Presidencia, Javier Arenas, y de Hacienda, Cristóbal Montoro, bendijesen, a mediados de enero, la propuesta de la candidata del PP andaluz, Teófila Martínez, de zanjar la polémica de la financiación autonómica con el pago a la comunidad de 2.500 millones de euros, la Junta ha enseñado sus cartas y acudió a la reunión de ayer con el guión apuntado en las últimas semanas. Es decir, se comprometía a retirar todos los recursos que tiene planteados por la financiación, principalmente en el Tribunal Constitucional, a cambio de 2.500 millones de euros.

La principal exigencia que llevaban los cuatro emisarios de la Junta, encabezados por Salgueiro, era que la comisión mixta de transferencias sancionase el acuerdo el próximo 12 de marzo, dos días antes de las elecciones, para que los Gobiernos (el central y el andaluz) que salgan de las urnas se encontrasen con este problema ya resuelto y no hubiese la posibilidad de dar marcha atrás.

La reunión, que comenzó al mediodía y acabó una hora más tarde, tuvo incidentes hasta en las formas. Los representantes del Ministerio de Hacienda, que quería dar un perfil técnico a la cita y no político, cuestionaron la presencia del consejero de Economía, algo que los representantes de la Junta interpretaron como una "provocación". Tras la reunión, Rafael Cámara, que ya tuvo un sonoro enfrentamiento con la ex consejera Magdalena Álvarez, criticó que Salgueiro se presentase por "sorpresa" en Madrid y le acusó de haber acudido para "reventar" la reunión, informa Europa Press. En la reunión, Salgueiro expuso que la Junta aceptaba los 2.500 millones de euros que el PP había propuesto para resolver el conflicto y que lo que restaba por acordar era el calendario del pago (una o varias anualidades) y cómo y cuándo se ejecutaba la retirada de los recursos presentados en los tribunales.

Los representantes de Hacienda, según Salgueiro, ni siquiera quisieron abordar la cantidad que había propuesto el PP y que había sido refrendada por el Gobierno, pese a las idas y vueltas que ha dado Montoro en este asunto a posteriori.

De hecho, Rafael Cámara también se desentendió de los 2.500 millones de euros que ha planteado el PP como solución para zanjar este conflicto. El representante ministerial aseguró que esta cifra tiene "poco fundamento teórico" y que, aunque será una cifra cercana, "era necesario determinarla" con más precisión. Salgueiro sostuvo ayer que el rechazo de Cámara a esta cifra supone que ha "desautorizado" a Teófila Martínez, Javier Arenas y a Cristóbal Montoro.

Cámara insistió en que, sin Salgueiro, habría sido posible avanzar en los aspectos técnicos, mientras que el consejero de Economía expresó su decepción por el hecho de que sus interlocutores no "presentasen ni un papel". "El Gobierno no tiene voluntad de acuerdo", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de marzo de 2004