Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 altos cargos dejan el Ayuntamiento de Barcelona para incorporarse al Gobierno catalán

La marcha de responsables de varias áreas ha obligado a reorganizar gerencias municipales

No se ha ido ningún concejal, pero el goteo de altos cargos del Ayuntamiento de Barcelona que se han ido al Gobierno catalán ha sido constante. Un total de 18 responsables de departamentos municipales tan sensibles como la gerencia del consistorio, Urbanismo o servicios sanitarios desempeñarán responsabilidades parecidas en el Gobierno tripartito. La fuga ha obligado a efectuar una importante reestructuración en el consistorio. La supergerencia la asume Pilar Solans en sustitución de Ramón Seró, que se ha incorporado a la Autoridad del Transporte Metropolitano.

Solans ya llevaba años integrada en el Ayuntamiento de Barcelona como gerente delegada de Patrimonio y Financiación y es uno de los cerebros de las finanzas municipales, pues interviene desde la preparación de los presupuestos a la negociación de la deuda. Su nombre también se barajó como fichaje del Gobierno catalán, pero finalmente se quedó, lo que supuso un alivio para el consistorio, que sufrió la primera deserción antes de constituirse. Fue la renuncia de Ernest Maragall -actual secretario del Gobierno catalán- al acta de concejal para dedicarse a la campaña de las autonómicas. La reorganización de algunas gerencias municipales se ha visto afectada por el continuo goteo de marchas.

Además de Seró, la gerente municipal de servicios generales, Lola González, se ha ido al Instituto Catalán de la Salud (ICS). Marta Continente, hasta ahora responsable de la red de Internet en el Ayuntamiento, ejercerá responsabilidades parecidas en el Gobierno catalán. Una de las áreas más afectadas por las fugas ha sido la de Urbanismo, así como el Patronato Municipal de la Vivienda (PMV). El gerente de Urbanismo, Ramón García Bragado, fue nombrado secretario general de Presidencia y le sustituyó Antoni Massaguer.

También ha cambiado de Administración Ricard Fernández, gerente del PMV, que ha pasado a ser secretario general de Vivienda en el Departamento de Medio Ambiente y Vivienda. Caterina Ramis, que antes trabajaba en el patronato, es la directora general de Arquitectura y Paisaje, en el Departamento de Política Territorial. Otra marcha del área de Urbanismo, aunque circunscrita a la empresa Barcelona Regional, ha sido la de Jordi Julià, que ha asumido la dirección de Puertos y Transportes.

Algunas vacantes de jefaturas municipales no han sido cubiertas todavía. Son los casos, por ejemplo, de la jefatura de los Servicios Jurídicos, cuyo director, Jaume Galofré, se fue al Gobierno catalán a asumir la dirección del Gabinete Jurídico; de la jefa del Gabinete Técnico de Programación, Maria Antònia Munnes, que se ha incorporado al Departamento de Economía, y de Margarita Obiols, responsable de las Relaciones Exteriores del Ayuntamiento y ahora secretaria general de Relaciones Internacionales de la Generalitat.

Otra área muy tocada ha sido la de salud, empezando por el consejero delegado del IMASS, Ramón Belenes, nuevo gerente del Instituto Catalán de la Salud. A Belenes le sustituirá Jordi Varela. Rafael Manzanera, Lluís Mir y Antoni Plasencia también han dejado el consistorio para desempeñar responsabilidades semejantes en el departamento de Salud de la Generalitat.

Estas ausencias han obligado a una reestructuración en la administración municipal. Antoni Sorolla es el nuevo gerente del PMV; Joan Conde, el de Mantenimiento y Servicios en sustitución de Ricard Frigola, que asume la gerencia del Instituto Municipal de Urbanismo (IMU); Jaume Castellví desempeñará la gerencia de Bagursa -la empresa responsable de la política del suelo-, y Jordi Campillo la de Parques y Jardines. Joan Albert Dalmau ha asumido la gerencia de Vía Pública en sustitución de Blas Alascio, nuevo responsable de Inspección del consistorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004