Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento invierte 566.000 euros en el Parque de María Luisa

La conservación del Parque de María Luisa le va a costar en los próximos meses 566.794 euros al Ayuntamiento de Sevilla, que ha puesto en marcha una serie de actuaciones para mantener y reparar la vegetación y el mobiliario dañado. Como primera medida, la Delegación municipal de Vía Pública ha contratado un servicio de vigilancia nocturna para evitar los actos vandálicos que sufren las plazas y los parques de la capital, sobre todo en las noches de los fines de semana.

La encargada de vigilar el parque de María Luisa de 22.00 a 8.00 será la empresa Emsevipro, mientras que, durante el día, esta tarea la seguirá realizando el personal del área municipal de Parques y Jardines.

El coste de la vigilancia privada en el principal parque de la ciudad asciende a 130.000 euros y el presupuesto total para vigilar todos los parques sevillanos ronda los 950.000 euros. Los efectos de los actos vandálicos costaron el año pasado al Ayuntamiento casi un millón de euros, 229.000 de ellos en parques y plazas.

El Ayuntamiento ha puesto también en marcha un programa para la restauración de vegetación. Según anunció ayer el delegado de Vía Pública, Manuel Gómez Lobo, el Ayuntamiento tiene reservados 127.000 euros para plantar 500 árboles y 2000 arbustos en sustitución de los ejemplares que han ido muriendo en los últimos años. La repoblación, afirmó, se hace acorde con las técnicas, las especies y el diseño preexistentes, que diseñó en 1915 el arquitecto francés Jean-Claude Nicolas Forestier.

Asimismo, están ya en marcha las obras de restauración y automatización de redes de riego del parque para consolidar el cierre del anillo de la red primaria y dotar de riego automatizado una parte importante de las zonas de pradera situadas tras el Pabellón Mudéjar y glorietas como La Concha, Doña Sol y Ofelia Nieto. Estas actuaciones, presupuestadas en 356.000 euros, permitirán reducir los costes energéticos y ahorrar de agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de marzo de 2004