Cuerda considera un "fraude legal" la venta del solar a la promotora de El Boulevard

Sabino Arrieta reconoce que Alfonso Alonso le ofreció mejores condiciones que Cuerda

Fiel a su carácter, el ex alcalde de Vitoria José Ángel Cuerda se mostró ayer contundente y enérgico al criticar al Ayuntamiento por adjudicar directamente el solar sobre el que se asienta el centro comercial El Boulevard a la promotora del complejo, eludiendo un concurso público. Cuerda calificó esta operación, desarrollada justo cuando él cesó como alcalde, como un "fraude legal" porque el Ayuntamiento obvió la subasta, tal y como marca la ley, impidiendo así que concurran más empresas y que el proceso sea transparente, como corresponde a un bien público como el suelo municipal.

Cuerda fue el primero en abrir el turno de comparecencias en la comisión de investigación que el consistorio constituyó la semana pasada tras conocer que el complejo comercial ha sido vendido por sus promotores a una multinacional a los tres meses de inaugurarse. Integrar al comercio local en esta gran superficie fue la razón esgrimida por el Ayuntamiento, dirigido por el actual alcalde, Alfonso Alonso, para adjudicar los terrenos a la empresa promotora, en la que originariamente sí tenían una participación los pequeños comerciantes. La venta ha dejado claro que la capacidad de los minoristas en la gestión del centro era nula y que sólo una veintena de los 90 beneficiados ha abierto tiendas en él, en régimen de alquiler.

El ex alcalde confirmó que los pequeños comerciantes le pidieron varias veces la adjudicación de terrenos, pero su respuesta siempre fue la misma: concurso público.Junto a Cuerda compareció ayer el presidente de Sidenor, Sabino Arrieta. Ambos conformaron el primer bloque de personas citadas por la comisión, que los reunió con el fin de que explicaran los pormenores del convenio suscrito en 1998 entre el Ayuntamiento, entonces dirigido por Cuerda, y Sidenor. Ese primer convenio fue posteriormente revocado por Alonso con con el respaldo de todos los grupos menos Batasuna, y sustituido por otro variando las condiciones.

El ex alcalde explicó que la actividad de la empresa siderúrgica provocaba quejas de los vecinos del barrio de Zaramaga, donde se asentaba la acería, por los ruidos y la contaminación. Las presiones vecinales sobre el Ayuntamiento eran constantes en los últimos años. Cuerda logró cerrar un acuerdo con Sidenor en diciembre de 1998 para comprar los 132.000 metros cuadrados de terrenos de la forja por 2.700 millones de las antiguas pesetas.

La empresa trasladó la producción a Basauri y Vitoria resolvió así su mayor problema ambiental. "Cuando adquirimos los terrenos no se había fijado ningún destino para ellos. Se habló desde construir oficinas hasta un escaparate para la empresa automovilística o edificar la estación intermodal para ferrocarril y tren. Como en siete meses había elecciones, se dejó que decidiera la siguiente Corporación", indicó el ex alcalde.

Cuerda reconoció que entre sus previsiones nunca estuvo la de levantar un gran complejo comercial, tal y como le solicitaban los pequeños "o grandes comerciantes", dijo con cierta sorna al referirse al grupo beneficiado en la operación. El convenio suscrito con Sidenor recogía dos cláusulas muy importantes. Por una parte, la empresa impuso la condición de que si los terrenos se vendían antes de 12 años, las plusvalías generadas debían repartirse al 50% entre Sidenor y el Consistorio. La otra cláusula, recordó Cuerda, obligaba a la acería a invertir los 2.700 millones que iba a pagar el Ayuntamiento en otras instalaciones que tiene en Vitoria, preservando puestos de trabajo. "Era una garantía de buen funcionamiento que desapareció con el segundo convenio", se lamentó.

Terreno municipal

La presencia del ex alcalde también sirvió para aclarar si los terrenos llegaron a ser del Ayuntamiento o aún pertenecían a Sidenor cuando se rubricó el segundo convenio, tal y como defiende el PP, único partido que se opuso a crear la comisión de investigación. Según Cuerda, se firmó el contrato de compra-venta, se fijaron tres plazos de entrega de los terrenos y otros tres plazos para pagar. En enero de 1999 se produjo la entrega del sector 1 y el primer pago, que ascendió al 19% de los 2.700 millones. "Los terrenos eran públicos. No me cabe ninguna duda", aseveró.

La intervención del presidente de Sidenor, Sabino Arrieta, también fue esclarecedora. En primer lugar, subrayó que Sidenor nunca se quiso ir de Vitoria y que fueron las presiones políticas la que le obligaron a desmantelar la factoría. Arrieta recalcó que nunca estuvo de acuerdo con el precio que le ofreció Cuerda, porque "era mucho menos de lo que valía el suelo". "Teníamos ofertas mejores y en una subasta abierta hubiéramos obtenido más". Por eso obligó a incluir la cláusula de que se reservaba el 50% de las plusvalías para Sidenor si el solar se vendía antes de 12 años

Arrieta admitió que el consejo de administración de la empresa nunca tuvo la sensación de ser ya dueña del suelo una vez que firmó la venta con el Ayuntamiento. En cuanto al segundo convenio, el suscrito con Alonso que dejaba sin efecto el primero, insistió en que Sidenor lo único que hizo fue "dejarse querer, escuchar cantos de sirena y tratar de sacar el mayor provecho".

Con este segundo convenio, firmado en 2000, Sidenor pasó de los 2.700 millones logrados con Cuerda a los 4.194 (incluido el IVA) que obtuvo de los promotores del centro comercial El Boulevard. "La negociación con Alonso fue más fácil porque sabía a qué quería destinar el suelo. Cuerda nos apretó mucho más", admitió Arrieta. El valor contable de los terrenos de Sidenor rondaba los 800 millones de pesetas cuando firmó la venta con Cuerda, con lo que ha multiplicado más de un 300% sus ganancias con la segunda operación.

Al finalizar la sesión, el concejal de Hacienda, Javier Maroto (PP), explicó que con el segundo convenio el Ayuntamiento se ha ahorrado tener que pagar a Sidenor 968 millones más de pesetas, que le hubieran correspondido según el primer convenio, con las plusvalías que esperan obtener los promotores de El Boulevard con la venta del centro a una gestora de inversiones holandesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de marzo de 2004.

Lo más visto en...

Top 50