Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Citigroup refuerza su presencia en Asia al comprar el banco surcoreano KorAm

El grupo bancario estadounidense Citigroup sigue reforzando su presencia en el mercado asiático. El gigante financiero mundial anunció ayer la compra del banco surcoreano KorAm, el sexto del país, por 2.730 millones de dólares, desbancando de la competición al grupo británico Standard Charteret. Citigroup se convierte así en la primera entidad financiera extranjera en controlar un banco en Corea del Sur y no parece que será la única compra.

La operación estará concluida para junio. Pero antes debe recibir el visto bueno de las autoridades reguladoras de la competencia surcoreanas y estadounidenses. Citigroup se hará con la participación del 36,6% que poseen Carlyle Group, JP Morgan Chase y el fondo Corsair. Para adquirir el 100% del capital de KorAm ofrece una prima del 6,7% sobre los títulos en posesión de los accionistas respecto al precio de cierre del viernes y del 17% si se compara con la media de los últimos seis meses.

Standard Charteret controlaba hasta ahora el 9,8% del banco surcoreano y estaba muy interesado en ampliar su participación en el capital. Pero la ejecutiva de KorAm se decantó por el grupo estadounidense. La fusión tendrá como primera consecuencia que KorAm pasará a convertirse en el quinto banco del país por cifra de negocio, saltando del sexto puesto en la banca comercial en Corea del Sur. Los activos de KorAm se elevan hoy a 36.600 millones de dólares y su atractivo para los grupos financieros extranjeros, como el de otros bancos de la región, se encuentra en su extensa red de sucursales locales, con más de 200 por todo el país. "Este acercamiento creará un banco líder con capacidad global", según el jefe de la división internacional de Citigroup, Deryck Maughan. El grupo estadounidense confía en que conseguirá la luz verde de las autoridades porque asegura que con esta operación se mejorará además la imagen de un sector muy frágil, como quedó demostrado durante la crisis asiática en 1997 y 1998.

Los estrategas de Citigroup anunciaron ayer que están interesados además por otros bancos comerciales en Corea del Sur, un país en el que el grupo estadounidense está presente desde 1967. Y no sólo eso. Su visión expansiva cubre toda la región, según los analistas en Wall Street, desde la India hasta Japón, pasando por China.

De hecho, como muestran los últimos movimientos de Citigroup al otro lado del Pacífico, su estrategia se centra en reforzar su posición en un mercado con más de 3.000 millones de clientes potenciales, diez veces mayor al de EE UU, y con unas enormes perspectivas de crecimiento. Y todo se está haciendo sin descuidar el mercado latinoamericano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de febrero de 2004