Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Commerzbank ofrece fusionarse tras perder 2.320 millones

El tercer banco privado alemán, Commerzbank, confirmó ayer que está dispuesto a sondear una fusión con alguna entidad alemana o extranjera tras depurar de un tajo su balance y registrar pérdidas por 2.320 millones de euros el año pasado. "Seguimos abiertos a cualquier solución razonable, ya sea en el escenario nacional o en el internacional", dijo su presidente, Klaus-Peter Müller, durante la presentación de los resultados en Francfort. Pero de momento no hay ninguna negociación en marcha, según aclaró el directivo.

En círculos financieros alemanes se aceptan apuestas desde hace meses sobre cuándo se dará el pistoletazo de salida para un nuevo intento de consolidación del sector bancario alemán, debilitado por la reciente crisis económica y su propia falta de rentabilidad. Commerzbank suele ser citado como el principal candidato para una fusión. Con miras a explorar una solución alemana, Müller mantuvo en diciembre pasado varios encuentros con Dieter Rampl, presidente del segundo banco alemán, Hypovereinsbank, según publicó el diario Financial Times Deutschland. También el líder del sector, Deutsche Bank, ha dado a entender que estudia modelos de integración.

Para estabilizar sus resultados -Commerzbank ya registró pérdidas de 298 millones en 2002- y acicalarse ante posibles pretendientes, la entidad ha reducido drásticamente su plantilla: en 2001 estaba formada por 40.000 empleados, mientras el 31 de diciembre pasado sólo incluía a 32.377 personas. Además, en el tercer trimestre del pasado ejercicio procedió a una corrección contable que de un solo golpe supuso 2.325 millones de euros en amortizaciones sobre participaciones. Por último, entre Navidad y Noche Vieja comunicó por sorpresa la suspensión de uno de los planes de pensiones que ofrecía a sus empleados. En principio, éstas y otras medidas deberían permitir el regreso a los beneficios a lo largo de este año.

Para soltar lastre, la entidad ha decidido también vender aquellas participaciones que ya no considera estratégicas. Müller confirmó ayer que está esperando una buena oportunidad para vender el 1,9% que mantiene en el SCH.El banco español, por su parte, todavía mantiene un 3,8% en la entidad alemana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004