Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis de Pablo, premio de Música de la Fundación Guerrero

Cree que últimamente le llueven los premios más por su constancia, -"por esta perseverancia", dice- que porque se entienda hoy mejor su obra que hace unas décadas. El caso es que ayer, el compositor Luis de Pablo (Bilbao, 1930) ganó el X Premio de Música de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero, dotado con 72.000 euros, uno de los reconocimientos más prestigiosos del mundo de la música. El jurado destacó "su aportación relevante y significativa al enriquecimiento de la música española", según rezaba en la nota de la fundación, y su candidatura se impuso a las de Tomás Marco y la Orquesta Sinfónica de Madrid.

El jurado estuvo presidido por Ramón González de Amezúa, director de la Real Academia de Bellas Artes, y formado además por Miguel del Barco, Antón García Abril, Miguel Groba, Juanjo Mena, José Luis Pérez de Arteaga y José Luis Yuste.

Todos reconocieron la huella de la obra rompedora y buscadora de nuevos caminos que ha creado De Pablo como representante de una generación, la del 51, a la que pertenecen también Cristóbal Halffter, Antón García Abril o Carmelo Bernaola, y que introdujo las propuestas más radicales de la música que se hacía en Europa para que formara parte de la España atrasada. "Cambiamos el rumbo de la música en este país; aunque algunos de nosotros no tuvieron intención de romper nada, otros sí lo hicimos", decía ayer De Pablo, de buen humor, relajado y contento por haber alcanzado a su edad "un sereno escepticismo".

Siglo de Oro

Y es así porque este músico incansable, que compone estos días cuatro obras a la vez, ve bien el presente de la música en España. "Hoy vivimos un auténtico Siglo de Oro con respecto a mi época de estudiante", asegura. "Aunque mi pesimismo no desaparecerá ya que sigo tratando con gente que reconoce abiertamente no haber asistido a un concierto en su vida y porque en este país no se afronta de manera definitiva la educación musical, y cuando digo educación musical no me refiero a tocar el flautín, sino a enseñar a escuchar", asegura.

Anda metido en piezas de orquesta y obras para piano. "Quiero acabar una para celebrar mis 75 años", afirma. La ópera, desde que estrenó en el Teatro Real La señorita Cristina en 2001, la tiene apartada aunque añora algún proyecto que le viene del cine. Él compuso la música de El espíritu de la colmena, de Víctor Erice, que acaba de reestrenarse. "Me siento tan orgulloso de esa obra que hasta le propuse a Erice componer una ópera, pero fue imposible", dice. "En fin, con ver cómo se hacen de vez en cuando las cuatro que tengo terminadas me doy por satisfecho en ese género", concluye el compositor, que pasa a formar parte con este premio de un club en el que ya están Joaquín Rodrigo, Xavier Montsalvatge, Antón García Abril, Cristóbal Halffter, Manuel Castillo y Carmelo Bernaola; el director de orquesta Rafael Frühbeck de Burgos, la soprano Victoria de los Ángeles y la pianista Alicia de Larrocha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de febrero de 2004