Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POESÍA

Escepticismo y esperanza

Cofundador del Aula de Poesía de Barcelona e impulsor de la poesía que se escribe en Cataluña, tanto en catalán -preparó la antología Sol de sal- como en castellano, Virallonga publica su quinto libro de poesía tres años después de Los poemas de Turín (2001).

Jordi Virallonga (Barcelona, 1955) viene construyendo, desde principios de los ochenta, una obra lírica a medio camino entre las poéticas que ahondan en la experiencia personal y las fórmulas más cercanas a una poesía civil, atenta a las demandas de lo colectivo. No es casual, a ese respecto, que el único ensayo que ha publicado tuviera en la obra de José Agustín Goytisolo materia de reflexión. La ironía, el uso de modismos propios de la jerga periodística, o política, o funcionarial, el lenguaje conversacional y directo, fronterizo con el prosaísmo ("Los rumores indican, / aunque por los hechos parezca, / se comente lo que ocurre"), se combinan, en este poemario, con el apunte intimista, con el uso de imágenes emotivas, de contenido lirismo ("Una ciudad es siempre distinta / cuando llueve, / entonces lo que ves son objetos / sin uso, lo que llaman paisajes") que aluden a la confrontación del sujeto lírico con la realidad circundante. El amor, la muerte, la memoria, la mirada sobre los espacios urbanos, la irreverencia hacia los mitos de cierta cultura contemporánea (véase Aportación de Walt Disney a la especie) son algunos de los ejes temáticos del libro. A ellos hay que incorporar la disposición con que son contemplados: con la mirada del decepcionado ante el destino de las utopías de la juventud, entre la sombra del escepticismo y la luz de la protesta. Todos esos ingredientes conviven en las páginas de Todo parece indicar como piezas sustanciales de un recorrido crítico por los vericuetos de la vida de un ciudadano que intenta encontrar sentido a su existencia en un presente que tiene mucho de engañoso. En ese aspecto, es necesario resaltar que Virallonga intenta rescatar del engaño las verdades esenciales de la vida: la amistad, la amada, los hijos, la pérdida de la infancia. En ese abanico de verdades, hay una que tiene un significado especial: la que nos desvela en el poema que cierra el libro (Ensayo de conversación con mi hija fregando los platos). En él, el poeta rinde homenaje a la mujer. Pero no a la mujer en abstracto, sino a la que la historia y lo políticamente correcto tienden a ocultar. Es la que vive relegada y ajena al devenir de la cultura, a la moda del último momento, a las aspiraciones profesionales de los sectores ilustrados o económicamente más solventes, a la que forma la mayoría sin voz que habita en tantos barrios y ciudades de la Europa autocomplacida y satisfecha: "mujeres otras, multitudes que trabajan / en un taller o en un supermercado, / (...) / que se visten en grandes superficies comerciales, / que esperan las rebajas todo el año, / los ojos abatidos en el último turno". En ellas también está la poesía. El secreto está en encontrarla. Y Virallonga lo ha conseguido.

TODO PARECE INDICAR

Jordi Virallonga

Hiperión. Madrid, 2003

78 páginas. 7 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de febrero de 2004

Más información

  • Jordi Virallonga