La Comisión de Urbanismo aprueba el plan que prohíbe construir en 55 kilómetros de costa

La primera sesión de la Comisión de Urbanismo de Cataluña dio ayer su aprobación ("informe favorable", en la terminología burocrática) al Plan Director del Sistema Costero. Es el mismo plan anunciado la pasada semana en el Parlament por el consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, y que busca proteger los 54,85 kilómetros de costa que ahora se hallaban carentes de protección y podían ser objeto de la especulación inmobiliaria.

El plan será remitido hoy mismo a los ayuntamientos afectados para que lo conozcan y hagan llegar al Departamento de Política Territorial sus opiniones al respecto. La aprobación de ayer supone la supresión provisional de cualquier tipo de trámite urbanístico, suspensión que, presumiblemente, se mantendrá en el futuro. La medida, asegura el secretario de Planificación, Oriol Nel.lo, "no es una moratoria, porque este tipo de medida consiste en la suspensión provisional de licencias y de lo que se trata es de proteger los 55 kilómetros de litoral que no estaban protegidos. Pero buscamos una protección definitiva, no temporal".

El litoral catalán tiene, medido en todos sus recovecos, 672 kilómetros, aunque la distancia real lineal desde la frontera hasta Alcanar es de unos 340 kilómetros. De los 672 kilómetros, 312 (46,5%) están ya urbanizados y otros 38,7 kilómetros (5,70%) son suelo urbanizable. Hay otros 266 kilómetros (39,6%) que no son urbanizables y disponen ya de protección porque han sido declarados de interés natural, lo cual impide su urbanización. Quedaban 55 kilómetros, que son los que ahora se protegen.

La mayor parte de este espacio se halla en la zona norte, en las comarcas Alt y Baix Empordà y Selva, que suman 26,73 kilómetros de suelo que hasta ahora carecía de protección. La región central, en cambio, ha sido devastada y sólo quedan 7 kilómetros en el Maresme; uno en el Baix Llobregat y 5,4 en el Garraf. En el Barcelonès no hay ni un solo metro para proteger. El total de la costa está urbanizado. Lo mismo ocurre en la comarca del Baix Penedès, mientras que en el Tarragonès quedan aún 2,5 kilómetros que proteger. En el Baix Camp, uno.

La zona del Ebro (Baix Ebre y Montsià) dispone aún de 11 kilómetros que se verán afectados por las medidas protectoras aprobadas ayer por la Comisión de Urbanismo.

"Buscamos evitar que la costa catalana se convierta en un continuo totalmente edificado", asegura Nel.lo, satisfecho de que la comisión no opusiera reparos al proyecto.

Además, el Departamento de Política Territorial ha elaborado una serie de criterios y directrices para regular las cesiones de terreno en el suelo urbanizable. Entre estas normas destaca que las cesiones a las instituciones deberán hacerse de modo sistemático en la primera línea de mar, de forma que se preserve el frente litoral como espacio verde de uso público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de febrero de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50