Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe desvela que ocho de cada 10 barcos hundidos en el litoral español han sido expoliados

El grupo malagueño de arqueología subacuática Nerea pide más vigilancia en las costas

España, y especialmente la costa andaluza, es una de las primeras "potencias mundiales en yacimientos arqueológicos subacuáticos", según un informe de la UNESCO en el que dice que en los fondos oceánicos del mundo hay más de tres millones de navíos naufragados sin localizar. La Asociación de Profesionales de Arqueología Subacuática presentará hoy en Madrid un informe sobre el expolio de este patrimonio en España. El documento, elaborado por el grupo Nerea de Málaga, asegura que 8 de cada diez barcos hundidos estudiados por los arqueólogos han sido expoliados. En Andalucía hay catalogados cerca de un centenar de yacimientos, pero los expertos aseguran que existen "muchísimos más".

La Asociación de Profesionales de Arqueología Subacuática (APASub), que presentará hoy varios estudios en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, ante representantes del Ministerio de Cultura y del citado museo, reconoce que a pesar de la riqueza patrimonial, España lleva un retraso de 30 años en el sector de la arqueología subacuática.

"La asociación propone un plan nacional contra el expolio, pero para poder hacer efectivo este plan es necesario localizar antes los yacimientos y tener una carta arqueológica subacuática", explicó ayer Javier Noriega, secretario de la APASub, arqueólogo y submarinista del grupo malagueño Nerea, que el pasado año recibió el Premio Spin-off que concede la Universidad de Málaga a la iniciativa empresarial que combina investigación y empresa.

Nerea, formada por cuatro arqueólogos y un topógrafo de entre 25 y 30 años, ha invertido dos años de trabajo en el informe de 400 páginas que presentará hoy en Madrid bajo el título El expolio del patrimonio arqueológico sumergido en las aguas jurisdiccionales del Estado Español y en los pecios con derechos adquiridos. (Un pecio es parte de un navío hundido y los derechos adquiridos se refieren a los barcos que bajo bandera española naufragaron en aguas jurisdiccionales de otros países pero sobre los que España continúa teniendo derechos).

El documento describe a tres tipos de expoliadores. "Los veteranos, que saquean yacimientos subacuáticos concretos en busca de piezas singulares que colocan en el mercado o sirven para aumentar su colección particular; los submarinistas deportivos y aficionados, que se llevan restos arqueológicos por curiosidad y los tienen como elementos decorativos, y los cazatesoros profesionales, que realizan expolios sistemáticos de materiales preciosos y piezas exclusivas que alcanzan un gran valor económico en el mercado del arte", detalla el informe.

Para luchar contra esta pérdida de patrimonio, la APASub propone la coordinación entre la Administraciones central y autonómicas y el incremento del número de profesionales para el control de los yacimientos. "La coordinación entre Administraciones es muy importante. Sobre todo en los puertos, dependientes del Estado; ya que los enclaves actuales coinciden en su mayoría con los históricos y cuando se realizan obras importantes a veces se destruyen valiosos pecios", comenta Javier Noriega, malagueño de 30 años.

El informe propone que cuerpos como el Grupo de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil y la Guardia Civil del Mar cuenten con un protocolo de actuación para los casos de expolio submarino.

"El Centro Andaluz de Arqueología Subacuática, dependiente de la Consejería de Cultura y con sede en Cádiz, está luchando contra el expolio, pero están desbordados porque Andalucía tiene un litoral muy extenso y no cuentan con medios suficientes", comenta Noriega.

La APASub presentará también hoy una base de datos actualizada de 62 pecios en toda España, los últimos datos que se tenían de estos yacimientos son de la década de los 80. El estudio recoge lo que hay ahora mismo en esos fondos marinos, diez de los cuales son andaluces.

"Entre los pecios que se han estudiado en nuestras costas destaca el barco púnico La Mezquitilla (Vélez-Málaga), que fue expoliado hace 20 años por profesionales y en el que aún quedan ánforas púnicas; el Isabella en Benalmádena (Málaga), un navío que llevaba un cargamento de estatuas neoclásicas; el pecio romano de Gandolfo (Almería) o los yacimientos romanos de Punta Paloma (Cádiz)", explica Noriega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004