Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:'RAP' | Prince Paul

Con ritmo indolente

Con un barniz de pedagogía musical y un sentido del humor bastante generoso, este rapero y productor neoyorquino se presentó ante un público de b boys (clásicos seguidores del hip hop) cuyas edades superaban ya la treintena en la mayor parte de los casos. Veterano colaborador de nombres señeros como Boogie Down Productions, Gravediggaz, MC Lyte, Big Daddy Kane, 3rd Bass y De La Soul, Prince Paul no se arredró ante el supuesto desconocimiento sobre su persona y comenzó la actuación haciendo un repaso por los discos en los que había colaborado. A base de bromas y sonrisas, Prince Paul tomó los platos y completó casi una hora y media pinchando con gran clase y cierta tendencia para irse por la línea más clásica. Durante la sesión, el respetable mostró su aprobación haciendo lo propio: bailando con el ritmo indolente -no demasiado lento, no demasiado rápido- y sin las oscuridades del estilo gansta; más en los colores del jazz e, incluso, la psicodelia.

Prince Paul

Prince Paul y AV (platos). Sala Arena. Madrid, 3 de febrero.

El dj ofreció también piezas de sus únicos tres discos hasta la fecha: Psychoanalysis: what is it? (1997), A prince among thieves (1999) y Politics of the business (2003). Todo ello en una velada festiva de rap en su vertiente menos sangrienta y más optimista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004