Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portabella: "Todos deberían abrir por la tarde"

Barcelona tiene 40 mercados municipales en los que trabajan unas 10.000 personas. El Ayuntamiento es el propietario de los centros. Las paradas son concesiones de por vida o a largo plazo. El Ayuntamiento quiere reformar todos los centros para hacerlos más competitivos. "Nuestro objetivo es modernizarlos todos en los próximos ocho años. Los mercados municipales son importantes dentro de la oferta comercial de la ciudad y queremos potenciarlos, pero es esencial que todos abran por la tarde, aunque no queremos imponer nada sino hablarlo con los comerciantes", afirma el segundo teniente de alcalde y presidente del Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, Jordi Portabella. "Como norma general, tiene que haber menos paradas pero más grandes, para que puedan aumentar su volumen de negocio, generar empleo y ampliar los horarios con nuevo personal", afirma Portabella.

En los últimos años "se han reformado 17 mercados y está previsto acabar la modernización de otros seis durante este mandato municipal", que acaba en el año 2007, dice Jordi Torrades, gerente del Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, del que dependen estos edificios.

Los centros a modernizar en este cuatrienio son el de La Unió, en Poblenou, que ya ha recibido el visto bueno del municipio y cerrará este verano para abrir en otoño; el mercado de la Barceloneta, que ya ha empezado las obras; el de Santa Caterina, en La Ribera; el de Sarrià; el de Les Corts, y el de la Llibertat, en Gràcia. "Los mercados deben ser centros con horarios más amplios y la oferta más concentrada", recalca Torrades, que añade que los concesionarios de los puestos deben colaborar en las mejoras con el Ayuntamiento.

El consistorio afirma que también quiere iniciar en este mandato la reforma del mercado de Sant Antoni, la obra más grande pendiente que obligará a trasladar el mercado durante más de un año a una ubicación próxima.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de febrero de 2004