Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Sada se duplica el sueldo en el primer pleno de su nuevo mandato

Santiago de Compostela

El nuevo alcalde de Sada (A Coruña), Ramón Rodríguez Ares, expedientado por el PP tras valerse de un tránsfuga del PSOE para alcanzar de nuevo el cargo que desempeñaba antes de los comicios municipales, se estrenó ayer autoconcediéndose una elevada subida salarial. En el primer pleno que se celebraba tras la moción de censura que desbancó al anterior regidor nacionalista, la nueva mayoría de la corporación acordó que el sueldo del alcalde, fijado hasta ahora en 31.116 euros anuales, se eleve a 59.194. "Un sueldo de ministro", lo calificó la concejal independiente Elena Ramallo, expulsada hace dos años del PP tras acusar de corruptelas a Rodríguez Ares.

Ahora es el alcalde el sancionado por los populares, junto a los otros siete concejales elegidos en la lista del PP tras las elecciones de mayo de 2003. En esos comicios, Rodríguez Ares perdió la mayoría absoluta, y una coalición entre el BNG, el PSOE y los independientes le desplazó del puesto que ocupaba desde hacía 24 años. Pero él no se quedó de brazos cruzados. Llegó a un acuerdo con el cabeza de lista del PSOE, José Luis Santamaría, y el pasado 18 de enero, arrostrando las amenazas de expulsión del PP, logró desbancar de la alcaldía al nacionalista Abel López Soto.

Desde entonces, cada semana se suceden las manifestaciones de vecinos de Sada, en las que enarbolan ladrillos como símbolo para denunciar los supuestos intereses urbanísticos que, a su juicio, están detrás de esta moción de censura.

Sada es un municipio costero próximo a A Coruña que, especialmente en los meses de verano, se ha convertido en una zona residencial. Las protestas populares prosiguieron ayer, tanto en el pleno celebrado por la mañana, el primero que convocaba Rodríguez Ares, como en una cacerolada que congregó por la tarde a los detractores del alcalde. Durante el pleno, el alcalde desalojó a un grupo de vecinos que increparon y llamaron corrupto al tránsfuga Santamaría.

Rodríguez Ares, senador en los últimos cuatro años, argumentó que, pese al aumento de sueldo, sus ingresos mermarán a partir de ahora, ya que abandonará la Cámara alta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de febrero de 2004