Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teresa Pàmies recibe el Premio de honor de Comunicación local

La escritora Teresa Pàmies, nacida en Balaguer en 1919, fue homenajeada en la noche del pasado viernes en la ceremonia de entrega de los Premios 2003 de Comunicación local con la concesión del Premio de honor. Pàmies, sin embargo, no pudo asistir al acto, que se celebró en el Palau Olímpic de Badalona, porque pocas horas antes se había roto un brazo como consecuencia de una caída. La decana del Colegio de Periodistas, Montserrat Minobis, recogió el galardón en su nombre. Minobis dijo de Pàmies que "no sólo ha luchado por las libertades colectivas de todo un país", sino que además "ha sabido estar al lado de la gente que ha sufrido". También tuvieron palabras de elogio para la escritora galardonada la consejera de Cultura, Caterina Mieras, que la definió como "una mujer tenaz y gran luchadora" y el presidente de la Diputación, José Montilla, que agradeció a la autora de Gent del meu exili "el ejemplo y coherencia que ha demostrado a través de su vida intensa".

A los premios, que convoca anualmente la Diputación de Barcelona, se presentaron en esta edición 167 candidaturas en las categorías de prensa local, radio municipal, televisión local, boletines municipales y nuevas tecnologías.

El Premio Tasis-Torrent de prensa local y comarcal fue para el Anuario de El Far del Llobregat, de Sant Joan Despí, a la mejor iniciativa empresarial, y para el reportaje Historia de un soldado, de la revista Presència. El tobogán, de Radio Santpedor, obtuvo el premio al mejor programa de entretenimiento, y el reportaje Costaleros, de la televisión de L'Hospitalet, el de mejor programa informativo de televisión. El premio al mejor espacio televisivo de entretenimiento fue para El visitant, de Viladecans Televisió-Localia. En el apartado de boletines municipales, el jurado galardonó al de Sant Just Desvern, mientras que el premio La Malla de nuevas tecnologías lo consiguió la web del Ayuntamiento de Sabadell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de febrero de 2004