Trichet pide que el gasto público vaya a actividades productivas

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, explicó ayer durante el Encuentro 2004 del Sector Financiero, organizado por el Foro de la Nueva Economía, que el gasto público en Europa debe ir dirigido a actividades productivas que creen empleo y aseguró que el atual sistema de pensiones y subvenciones está mal gestionado. Trichet se mostró optimista sobre la recuperación de la economía europea durante 2004 que, además, se producirá con una tasa de inflación en torno al 2%.

Trichet aprovechó ayer su intervención en Madrid para alentar las reformas estructurales que necesita la economía europea con el fin de que crezca de acuerdo a su potencial. Unas reformas que se deberían centrar en el sistema público de pensiones y de la seguridad social, así como en la liberalización del sector servicios "cuya situación actual es un escollo para la competencia y supone una gran diferencia respecto a Estados Unidos".

Trichet se mostró optimista respecto de las posibilidades de acometer estas reformas, ya que Europa "cuenta con capital, ahorro -que falta en Estados Unidos -, recursos humanos y tecnología suficiente para lograr un crecimiento de acuerdo a su potencial". Asimismo, se mostró eufórico con las oportunidades derivadas de la incorporación en mayo en la UE de 10 países del Este que antes de incorporarse al euro deberán cumplir los requisitos de Maastricht y mantener esta disciplina.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Blas Calzada, se mostró conforme con las gestoras de fondos de los bancos, pero dijo que había que mejorar la operativa de los depositarios de los fondos que se encargan tanto de la custodia y liquidación de los valores como de la vigilancia del fondo y la gestora. Además, invitó a los bancos españoles a que extiendan sus redes por Europa y no se centren únicamente en Latinoamérica.

Advertencia de Sáenz

Alfredo Sáenz, consejero delegado de Grupo Santander, mostró un panorama muy difícil para la banca durante 2004: "En los últimos años el viento ha venido de cola, pero ahora sopla de cara, y el sector financiero crecerá menos que en la década de los noventa".

Para Sáenz se abre una etapa complicada ("era industrial de la banca"), después del impulso recibido en los últimos años por los datos macroeconómicos (caídas de tipos, demanda fortísima de créditos, sobre todo hipotecarios y posibilidad de obtener ingresos financieros, jugando a la pendiente de los tipos de interés). El consejero delegado del SCH considera que esta nueva etapa que afronta la banca habrá que aumentar los ingresos con una agresiva política comercial, reducir los costes y seguir apostando por las economías emergentes que en pocos años serán protagonistas entre los países de mayor peso económico. Eso sí, calificó de "grave error" la compra de otras entidades "para maquillar sus resultados", con lo que "quemarán sus actuales excesos de capital" en operaciones que no serán "rentables".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS