Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy inicia su campaña con la promesa de sentencias "más duras" y "más rápidas"

El candidato del PP hará más severa la ley del menor e incorporará jueces profesionales al jurado

Ley y orden. Es una de las banderas que más rentable le resulta al Partido Popular, y con ella inició ayer Mariano Rajoy, su candidato a la presidencia del Gobierno, el periplo para exponer las líneas maestras del programa electoral. En Valencia -acompañado por los ministros del Interior, de Justicia y de Trabajo, por el jefe del Ejecutivo valenciano y por la alcaldesa, todos del PP- Rajoy afirmó que su política de ley y orden persigue tres cosas: "Mayor rapidez en las sentencias, mayor rapidez en su ejecución y más dureza". Prometió endurecer la Ley del Menor para los delitos más graves, revisar la regulación de los permisos carcelarios y cambiar la ley para que los jurados sean mixtos.

Primero, una declaración de principios: "La primera obligación de cualquier Estado moderno es garantizar la libertad y la seguridad de sus ciudadanos". Y eso, según Rajoy -que fue ministro del Interior 17 meses en esta legislatura- se logra con "un incremento de los efectivos policiales, con una estrategia integral de seguridad y con las reformas legales que sean necesarias".

- Más policías. Las plantillas incorporarán 32.000 agentes más (entre policías nacionales y guardias civiles) en los próximos cuatro años. La cifra no es muy distinta a la que propone el PSOE, 45.000 agentes en cinco años. Rajoy se comprometió ayer, sin dar cifras, a que haya "más policías y guardias civiles en la calle", sobre todo por la noche y en días festivos, para patrullar en nuevas zonas urbanas, los polígonos industriales y los alrededores de los colegios. El líder popular prometió "modernizar" las casas cuartel de la Guardia Civil y ofreció "mayor colaboración entre todos los cuerpos judiciales". El PSOE lo que pretende es unificar el mando de la Guardia Civil y la policía nacional, una promesa muy criticada por el PP.

- Nuevas formas de delincuencia. Además de ofrecer más policías, el PP "potenciará" las "unidades especializadas en la lucha contra nuevas formas de delincuencia", por ejemplo, la pornografía infantil en Internet. Y también fomentará el uso de "nuevas técnicas de investigación policial", como la identificación del ADN. Tras prometer más policías, Rajoy entró de lleno en sus reformas legales para que las leyes sean más duras.

- Ley del menor. Rajoy afirmó que "hay que sancionar con mayor eficacia a los menores que han cometido delitos singularmente graves". Escándalos como el que desató el caso de Sandra Palo, una joven que fue brutalmente violada y asesinada por tres menores, están detrás de esta propuesta.

- Ley del jurado. El jurado popular es una de las últimas reformas que puso en marcha el último Gobierno socialista y que menos gusta al PP. Rajoy anunció que si gana las elecciones el jurado será mixto, es decir, "los ciudadanos y los profesionales del derecho se complementarán en jurados mixtos" o escabinados. "Yo creo que algunos acontecimientos que están en la mente de todos aconsejan que, como ocurre en otros países de la Unión Europea, los jurados sean mixtos", afirmó. El PSOE defiende mantener el sistema actual.

- Nuevo código procesal penal. El Gobierno ha modificado en múltiples ocasiones la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Rajoy añadió que, si gana, la "modernizará". Al menos, le cambiará el nombre. Pasará a llamarse "Código Procesal Penal". El objetivo, según dijo, es "simplificar las grandes causas y adaptar la legislación a la investigación de delitos con nuevas técnicas forenses".

- Menos permisos carcelarios. Rajoy también endurecerá la ley orgánica general penitenciaria para limitar los permisos carcelarios. "Hay demasiados delitos cometidos por personas que están disfrutando de permisos [en la cárcel] y creo que hay que hacer un esfuerzo para hacer compatible la reinserción y la seguridad de los ciudadanos", argumentó el candidato del PP.

Además de menos permisos, también habrá más cárceles, pues ahora están abarrotadas. "Construiremos cinco nuevos centros penitenciarios y ocho centros de reinserción", aseguró.

- Juicios rápidos. La justicia rápida es una aspiración general. Y el PP está muy orgulloso de sus juicios rápidos. De entrada, Rajoy prometió reducir un 30% el plazo medio de respuesta en los juzgados. "Los ciudadanos no esperarán más de cuatro meses de media para obtener su sentencia". El PSOE quiere que el plazo máximo para dictar sentencia sea de dos años. El líder del PP anunció que los juicios rápidos se irán extendiendo progresivamente a los casos de tráfico de drogas, los juicios de familia, las reclamaciones de deuda de menos de 3.000 euros y a los pleitos por falta de pago de los arrendamientos.

- Separaciones y divorcios. Rajoy elogió las ventajas de aplicar los juicios rápidos a pleitos tan habituales como las reclamaciones del pago de pensiones tras una separación matrimonial o un divorcio. Y para garantizar que se paga la pensión tras la ruptura de la pareja, el PP promete crear "oficinas específicas para el cumplimiento de las sentencias". Por ejemplo, desde esa oficina se podrán cruzar los datos tributarios del cónyuge que no paga la pensión para exigírsela, como ya se está haciendo con las multas de tráfico.

- 350 nuevos juzgados. "No hay nada peor para la credibilidad de la justicia que ver que, aunque los tribunales te hayan dado la razón, no se cumple la sentencia", aseguró Rajoy. Para limitar este daño, prometió la creación de 350 nuevos juzgados. Habrá algunos específicos de familia y otros de lo mercantil "a cargo de jueces especializados".

- Supremo y Constitucional. Los dos tribunales clave, el Supremo y el Constitucional, también se reformarán. Ambos, según Rajoy, para "fortalecerlos". Dijo que reformará el Supremo para "que el recurso de casación quede sólo para aquellos asuntos de verdadero interés". Es decir, asuntos en los que no se ha pronunciado el Supremo, hay sentencias contradictorias o contradicen la jurisprudencia. Rajoy no explicó para qué quiere reformar el Tribunal Constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 2004