Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno desafía al PSOE a abrir el debate de financiación antes de las elecciones

El Gobierno respondió ayer, al reto de la Generalitat de Cataluña de modificar el modelo de financiación autonómica, con la amenaza de convocar antes de las elecciones del 14 de marzo al Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano que la debe aprobar, para que "se visualicen las diferencias entre las comunidades socialistas". El portavoz, Eduardo Zaplana, tras el Consejo de Ministros, aseguró que es "inoportuno" modificar el modelo de financiación autonómica, aprobado hace dos años, y añadió que le gustaría saber "si las comunidades socialistas que lo apoyaron por unanimidad, en 2001, están de acuerdo con la nueva propuesta de la Generalitat de Cataluña".

El poder de convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, que agrupa a las 17 comunidades autónomas y a los ministerios de Economía, Hacienda y Administraciones Públicas, lo tiene el Gobierno. Y, según apuntó ayer el ministro portavoz, el Gobierno no "tendría inconveniente" en convocarlo antes de las elecciones. Dirigió esta amenaza sólo 24 horas después de que el cabeza de lista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Joan Puigcercós, recordara que el Gobierno de la Generalitat denunciará el modelo de financiación autonómica ante el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Zaplana aseguró que la opinión que mantiene la Generalitat de Cataluña, presidida por el socialista Pasqual Maragall, sobre la reforma del modelo de financiación autonómica es contradictoria con la de las comunidades de Castilla-La Mancha y Extremadura, gobernadas, respectivamente, por los socialistas José Bono y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, contrarios a dicha reforma.

Carácter indefinido

Zaplana consideró, además, "inoportuna" la reforma en este momento porque "aún no se ha hecho siquiera la primera liquidación del nuevo modelo de financiación autonómica", aprobado en 2001. El ministro recordó que el nuevo modelo "fue aprobado con carácter indefinido y por todos, incluso por CiU, tras unas complicadas negociaciones".

Asimismo, la reforma del modelo de financiación de la sanidad será uno de los caballos de batalla del nuevo Gobierno tripartito catalán, según advirtió ayer Maragall, informa Marta Costa-Pau. Desde el "conocimiento de causa" que ha adquirido en 22 años de sistema sanitario propio, Cataluña "pretende contribuir a una profunda modificación del sistema de salud en toda España", dijo Maragall, que abogó por un "modelo federal" de financiación de la sanidad. Se refirió a la enorme deuda que acumula la sanidad catalana -de 3.000 millones de euros a finales de 2002, según fuentes del PSC- y consideró una "suerte" que la Comunidad de Madrid, donde el traspaso de las competencias en sanidad se produjo en 2002, "también sufrirá una situación de insuficiencia" de la financiación de la sanidad y "contribuirá a que esta comunidad ayude" a Cataluña en la reclamación de un nuevo modelo financiero para la sanidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004