Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Susto mayúsculo en el barrio de Gràcia

Una artesa de más de un centenar de kilos se desprendió ayer por la mañana de una grúa de una obra y cayó en un patio de interior de manzana de la calle Major de Gràcia, en Barcelona.

No hubo que lamentar víctimas, pero el susto que se llevó Cristina, una de las dos ciudadanas alemanas que habitan en la vivienda, fue mayúsculo. La mujer explicó a este diario que oyó desde el interior de la casa extraños ruidos de objetos que "llovían del cielo", junto con gritos de alarma que luego supo que provenían de los trabajadores de la obra. Eso la hizo desistir de salir a la terraza para ver qué ocurría. Obró cuerdamente. Los cascotes que caían eran el preludio del desplome de la artesa, que causó destrozos en las plantas de la terraza.

El estruendo provocó en Cristina un sobresalto del que tardó un buen rato en recuperarse. "De no haber sido por las plantas", comentó, "el suelo habría sufrido daños mayores y hasta puede que se hubiera hundido".

Al momento se presentaron en la vivienda los responsables de la obra, pero ella prefirió no dejarlos pasar hasta que estuvieran acompañados por la Guardia Urbana. Ahora será tarea de los peritos evaluar los desperfectos para que la aseguradora

corra con los gastos de reparación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de enero de 2004