Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINION DEL LECTOR

Estepona pierde 20.000 millones

El Ayuntamiento de Estepona ha refrendado un acuerdo que ya venía urdiéndose a puerta cerrada desde hacia varios meses entre el alcalde, Antonio Barrientos, y los representantes de la mercantil Marin Hillinger, SL.

Este acuerdo es un intento fallido de superar todas las irregularidades que se han venido cometiendo por el Ayuntamiento en el asunto de la Explanada del Puerto de Estepona, que Adepla (Asociación para la Defensa de la Playa del Cristo) ha denunciado.

El equipo de gobierno deja a las claras, con este principio de acuerdo con Marin Hillinger, SL, que lo que más le interesa es el dinero rápido para tapar los agujeros de la política fácil, pero en ningún caso la defensa del interés de todos los esteponeros, y menos aún la protección del medio ambiente.

El Ayuntamiento prefiere malvender el patrimonio de todos antes que defenderlo con todos los instrumentos a su alcance. No sólo renuncia a más de 120 millones de euros que pueden llegar a ser el valor actual de la parcela en el mercado, sino que quiere disfrazar la legalidad de la actuación destinando más 25.000 metros cuadrados del aprovechamiento público para espacios libres y dotaciones públicas, ya que el Ayuntamiento sabe que la modificación de elementos del PGOU que concentró más de 90.000 metros cuadrados de edificabilidad en la explanada fue ilegal porque no preveía el incremento proporcional de los espacios libres al aumento de la densidad residencial.

No deja de ser llamativo que si Marin Hillinger, SL tuviera la razón en el terreno jurídico, como manifiesta el alcalde, esté dispuesta a llegar a un acuerdo por el que se obligue a pagar 30 millones de euros. Pero es que, viendo el texto del preacuerdo, hemos de concluir que el único beneficiado por éste es una vez más la empresa constructora, que no sólo se garantiza construir inmediatamente los 90.000 metros de techo que estaban previstos sino que sienta las bases para, en una nueva irregularidad, resultar ser la adjudicataria de la construcción y gestión de la ampliación del puerto deportivo.

El preacuerdo ha sido aprobado sorprendente por toda la corporación, salvo el voto en contra de la ex alcaldesa, Rosa Díaz. Y, por tanto, todos son responsables de la barbaridad medio ambiental que se avecina.

Ha llegado el momento de recordarle al señor Barrientos una promesa que hizo en un programa de televisión, en referencia a la Playa del Cristo. Nuestro presidente le hizo saber que si no cumplía su palabra y él seguía en su cargo se lo iba a recordar. Pues bien, ya se lo estamos recordando y es hora de que los políticos cumplan sus promesas o de lo contrario habrá que echarlos de la vida pública.

Otra cuestión que no entendemos es el mutismo total del PSOE de Andalucía, que prometió vigilar las operaciones urbanísticas de Estepona, ¿no es hora ya de que lo haga? ¿Para cuándo lo va a dejar?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de enero de 2004