Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El velo, la libertad y el espíritu

Para censurar la prohibición del velo, por atentar las libertades personales fundamentales, se ha escrito que el ser humano es espiritual por naturaleza. Menuda contradicción, puesto que todo lo relativo a la naturaleza es material y que yo sepa todavía no se ha dicho en qué genoma se encuentra el espíritu o el alma del ser humano. Tampoco deja de ser chocante escribir que el ateísmo no es más que una creencia y un acto de fe, lo cual suena al infantil "tú igual", pues los que tenemos la desgracia de no creer, no necesitamos que los creyentes nos reconforten con sus cantos de sirena y pretendan apuntarnos en el mismo club a falta de una demostración material de Dios o del alma.

Por otra parte, que la ley del velo sea inútil y contraproducente no significa que la ley sea coherente con el laicismo, puesto que yo me pregunto qué significa la integración religiosa y cultural, puesto que el objetivo de todo sacerdote e imán no es la integración propia en una cultura ajena, sino el adoctrinamiento para la expansión de la propia.

Finalmente, el ver en el momento de salida de la escuela un porcentaje determinado de niñas con velo indica que en aquella escuela hay dos clases de niñas. El hecho que haya dos clases de niñas es precisamente lo que va en contra de esta supuesta libertad personal fundamental, pues la escuela es lugar de formación, no de demostración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de enero de 2004