Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | La otra vida de un jugador de la Liga de las Estrellas

La mejor asistencia de Morán

El capitán del Racing colabora con varias ONG y apadrina a menores con problemas

"En esta profesión se juntan algunas de las cosas más importantes: juventud y dinero. Aunque a veces no estén acompañadas de mucho cerebro". El capitán del Racing, Fernando Morán (Madrid, 1976), describe su profesión con escasa misericordia. No es rencor, simplemente prefiere guardar su capacidad de apasionarse para otro mundo que conoció el verano de 2002, en un viaje a Guatemala con la ONG Intervida. Morán apadrina a tres menores guatemaltecos a través de la citada asociación y aprovechó las largas vacaciones que ese año tuvieron los futbolistas ajenos a la élite convocada para el Mundial de Corea y Japón para echarse la mochila al hombro e intentar conocer qué es vivir en el país centroamericano. "Allí, la vida no vale nada. Y no es una canción".

"Al principio, tenía dudas sobre lo que pasaba con el dinero que la gente daba a las ONG, como creo que en algún momento han tenido todos los españoles", aseguró el capitán racinguista en una reciente entrevista telefónica con barullo navideño-familiar de fondo. La visita a los poblados (conocidos como terras) de Huehuetenango y Estela no sólo eliminó cualquier desconfianza, sino que hizo de este centrocampista de la Liga de las Estrellas un propagador de la necesidad de compartir y cooperar.

"El año pasado no pude ir, porque Piterman decidió inscribir al equipo en la Intertoto, pero en cuanto pueda iré a El Salvador. Aunque aún tengo que convencer a mi novia". En su visita a Guatemala, Morán se dio cuenta de lo que hay que estirar los 18 euros mensuales que pagan los que deciden apadrinar a un menor. "Allí hay que pagar por todo, hasta hay que sobornar a la policía para que te dejen llegar a esa gente". También descubrió todo lo que se puede hacer con esa aparente minucia de dinero: "Se ayuda a la promoción y construcción de infraestructuras imprescindibles y les enviamos todo lo que podemos, desde gorras para los niños a cepillos de dientes y pasta o champú, aunque a algunos hay que enseñarles para lo que sirve y que no se lo coman".

Morán afirma que quiere conocer el trabajo y colaborar con otras ONG. Por el momento, ha convencido a Colsa [jugador del Mallorca] y a Javi Guerrero [su colega del Racing] para que apadrinen a menores condenados a la miseria. El capitán racinguista también consiguió la pasada primavera la colaboración de Germán El Mono Burgos y del futbolista prematuramente retirado del Madrid, Álvaro Benito Villar. Ambos se unieron al conjunto musical Hasta donde -del que Morán es baterista y su prima, Laura Rojas, cantante- para grabar una canción de su álbum Sentir. El 7% de los beneficios obtenidos por la venta o difusión de este trabajo se dona a Intervida. El centrocampista del Racing cifra en alrededor de 2.500 euros los fondos obtenidos gracias al álbum para la citada organización.

"Hay muchas formas de cooperar. Los que dicen que prefieren trabajar en su barrio primero, lo único que hacen es poner excusas. Aquí todo el mundo tiene agua y comida y allí no".

El capitán racinguista ya sólo acepta que se le hable a las claras: "Cuando volví, lo pasé muy mal. Coincidió con mi asistencia a varias bodas y todo se me antojaba ridículo. Desde entonces soy más honesto con mi trabajo, me entreno con otra perspectiva y disfruto más del fútbol. Ya no valoro a la ligera lo que tengo gracias a mi trabajo como futbolista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de enero de 2004