Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra adjudica contratos de la Diputación a un ex socio de su esposa

La firma de limpieza RASA cobró durante 2003 un total de dos millones de euros

El presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, adjudica los contratos de limpieza a la empresa RASA, que preside José Luis Ramírez Salas, amigo personal del dirigente del PP provincial y socio hasta mayo de 2001 de su esposa, María Amparo Fernández Blanes, en Apartahoteles La Coma, complejo urbanístico adscrito a Marina d'Or. Sólo en 2003, Limpiezas RASA ha recibido de la Diputación de Castellón dos millones de euros por este concepto, según desveló ayer la cadena SER.

La firma de José Luis Ramírez Salas fue contratada en 2001 y 2002 por dos años con una prórroga ya aprobada de uno más para realizar los servicios de limpieza del centro cultural provincial, el edificio de las nuevas dependencias de la Diputación, el palacio y el hospital provincial, instalaciones todas ellas que dependen de la institución que preside Carlos Fabra. Sin embargo este hecho no es exclusivo de los últimos años porque Limpiezas RASA ha sido el contratista mayoritario en las labores de limpieza de la Diputación, según informó ayer la SER, desde que Carlos Fabra se incorporó a su presidencia en 1995.

En la firma de limpieza RASA participa José Luis Ramírez Sorribes, hijo del presidente de la empresa de limpieza, director general de Industria de la Generalitat en la primera legislatura de Gobierno presidida por Eduardo Zaplana, y en la actualidad diputado autonómico del PP por Castellón.

El presidente de RASA y antiguo socio de la esposa de Fabra, José Luis Ramírez Salas, negó en declaraciones a la misma emisora que las adjudicaciones que recibe su empresa vengan determinadas por sus vínculos con el PP, aunque sí reconoció que le une una profunda amistad con la familia Fabra. El presidente de la Diputación no contestó a las acusaciones.

El supuesto trato de favor por parte de Fabra a esta empresa vinculada con el PP fue criticado ayer con dureza por los partidos de la oposición en las Cortes Valencianas. El portavoz adjunto del Grupo Socialista, Antoni Such, aseguró que "toda la trama está montada en torno al PP" y anunció que su grupo preguntará a la Generalitat "si ha realizado alguna contratación con RASA" porque José Luis Ramírez Sorribes "ha sido miembro del Gobierno valenciano y como tal tiene prohibido beneficiarse de contratos con la Administración". En cualquier caso, el portavoz socialista calificó las contrataciones efectuadas por Fabra como "inmorales" por "favorecer a amigos y socios". El diputado autonómico de Esquerra Unida-L'Entesa Ramon Cardona consideró que se trata de "un claro caso de tráfico de influencias, amiguismo y corrupción suficientemente importante como para que el señor Fabra dimita". A juicio de Cardona, las "amistades peligrosas" de Fabra "le han llevado a conceder estos contratos y a favorecer también al empresario de Artana Vicente Vilar" ante los ministerios de Agricultura y Sanidad, con el objetivo de facilitar la salida para sus productos fitosanitarios a cambio de dinero, según las querellas presentadas por él.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de diciembre de 2003