Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Discapacitados

El día de la Constitución, leí con gran alegría que los gobernantes ya se acuerdan de un colectivo que durante bastante tiempo ha estado un poco (más bien mucho) olvidado. Estos son los discapacitados.

Me refiero al decreto que establece la reducción de la edad de jubilación de los trabajadores discapacitados. Pero tenemos que ser realistas y saber que, por desgracia, son pocos los discapacitados que tienen la suerte de poder trabajar y, por lo tanto, hacer uso de dicha norma.

Personalmente, dicho decreto lo veo incompleto porque, como siempre, se han olvidado de los padres de aquellos discapacitados psíquicos con una minusvalía superior al 65%. Aquellos padres que trabajamos ambos, que hemos superado la barrera de los 50 años y que llevamos cotizando más de 30 años a la Seguridad Social. Evidentemente, nuestros hijos ya son adultos que han superado la edad escolar, algunos de ellos pueden ir a distintos centros de día creados por sus asociaciones y otros, la mayoría, permanecen en sus casas.

Por lo tanto, creo que los señores políticos también deberían acordarse de nosotros y estudiar alguna reforma de este decreto para que se contemple la posibilidad de que uno de los padres pueda tener prejubilación o una reducción de jornada para atender y cuidar mucho mejor a nuestros hijos.

Sólo pido que, si algún político lee esta carta, abandere esta humilde petición de una madre de un hijo discapacitado psíquico con una minusvalía del 95%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de diciembre de 2003