Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los grandes de la moda, a la intemperie

Inditex, el grupo textil que preside Amancio Ortega, baja de la estratosfera comercial. El universo de Zara frena su meteórica carrera y se anota cifras que ya son terrenales. El fenómeno no es exclusivo de la firma gallega. La ola de calor del pasado verano, el retraso del invierno, la elevada competencia en ropa de jóvenes y la saturación de firmas con similares métodos han puesto plomo en las alas de H&M y en menor medida en Mango y Cortefiel, que frenan sus resultados.

El peligro de las existencias excesivas ha fomentado que las empresas compitan por la vía de rebajar precios en los mercados europeos

Las cifras del tercer trimestre del todopoderoso grupo Inditex han puesto al grupo que preside el hombre más rico de España, Amancio Ortega, frente a una nueva realidad. Las ventas crecen el 16% en los nueve primeros meses del ejercicio pero los beneficios sólo lo hacen el 4%. Y lo que es peor, el resultado bruto de explotación (ebitda) descendió el 1% hasta los 600,5 millones de euros. Es la primera vez que cae este dato desde mayo de 2001, cuando la empresa salió a Bolsa, para convertirse en un fenómeno empresarial que ha sido estudiado como modelo en las escuelas de formación de directivos.

Otro dato poco alentador es el empeoramiento del margen bruto que en el tercer trimestre sólo mejora el 12%, cuando en el segundo trimestre lo hacía el 16% y en el primero el 14,1%. En el tercer trimestre el margen bruto supone el 50,8% de las ventas totales cuando un año antes era el 52,6%.

Estos datos han sido mal digeridos por la Bolsa, que ha convertido a Inditex en el valor más castigado del Ibex 35, con una caída en lo que va de año que ronda el 30%, en un periodo en el que tan sólo hay tres valores que están en negativo (Gas Natural, Zeltia e Inditex). Bien es cierto que el pasado año fue de las pocas empresas que cerró un buen año bursátil.

Tranquilidad

En Inditex, no obstante, se respira tranquilidad. Aducen que sufren, como todas las firmas de moda, la coyuntura de un menor consumo por el alargamiento del verano climatológico, que retrasó la compra de ropa de abrigo que supone una mayor facturación. Fuentes de Inditex recuerdan que en el segundo semestre del ejercicio año se ha vendido un 26% más de unidades que en el mismo periodo de 2002, pero prendas más baratas al no ser abrigo.

Inditex opera en un sector con una máxima admitida por todos: lo que no se venda hoy ya no se vende. Por eso la climatología adversa para este sector en toda Europa ha desencadenado una pelea desesperada por eliminar los stock, verdadero cáncer de un sector con una altísima rotación en los estantes de las tiendas. En el Reino Unido, donde se libra la batalla comercial en el textil más enconada, se vende ropa de forma generalizada a un 20% más barata desde mediados del pasado mes de noviembre.

El frenazo en los resultados no sólo afecta a las grandes formas españolas. Desde el gran líder mundial de la distribución, la estadounidense Wall Mart, hasta la británica Mark & Spencer, pasando por las también británicas Matalan, New Look, Austin Red, House of Fraser o Deben Hams, han frenado sus resultados y han reconocido las dificultades actuales en el sector.

Los responsables de Inditex recuerdan que la firma compara los datos de éstos con su año récord, que fue 2002. Desde 1996 hasta 2002 la firma ha conseguido un crecimiento medio de las ventas del 26 y del 35% en beneficio. Estas cifras, consideradas espectaculares por el sector y los expertos, eran muy difíciles de mantener. Inditex, no obstante, seguirá con su velocidad de crucero y abrirá este año 380 tiendas en todo el mundo.

Del mismo paño es el problema de Hennes & Mauritz (H&M) la firma de origen sueco que se creó en 1947 y que en la actualidad vende ropa y cosmética en 840 tiendas, en 17 países y con una plantilla total de 39.000 personas. Según sus últimos datos publicados en noviembre, las ventas de la multinacional de la moda han crecido al ritmo del 4%, el menor aumento de los últimos tres años.

Fuentes de la empresa han señalado que la actual coyuntura de consumo afecta a todas las firmas de moda, pero que ellos siguen con su plan de crecimiento co la apertura de 110 tiendas al año. H&M, que ejerce competencia directa en calidad y precio con Zara en toda Europa, llegó a España en el año 2000 y actualmente tiene en suelo español 18 tiendas y el pasado año facturó 79 millones de euros. La firma no posee fábricas propias y se nutre de 900 proveedores. La mitad de la producción se hace en Europa y la otra mitad en Asia. Una tercera pata del entramado de las firmas de moda de gran consumo lo compone la firma Mang. Creada en 1984 por el emprendedor catalán Isaac Andic, su desarrollo supone otro fenómeno comercial similar al de Inditex, aunque de menor dimensión. Mango cuenta en la actualidad con 884 tiendas en 72 países y su facturación del año pasado fue de 745 millones de euros, con un beneficio neto de 60,6 millones de euros. Aunque la empresa también siente en sus carnes la actual coyuntura y el incremento de competencia, el director general de la firma, Enric Casi, considera que su "filosofía de boutique, muy focalizado en calidad media/alta y con buen precio les permite salvar el momento con mejores perspectivas".

En los meses de septiembre, octubre y noviembre últimos las ventas en igual superficie comercial han crecido el 1,2% en la misma superficier comercial, cifra que es valorada como esperanzadora por Enric Casi. Mango mantiene una política de apertura de nuevas tiendas que elude la concentración para no agotar la marca. "Nos resistimos al modelo que parece venir de recortar calidad y precio y nos va bien con ello", recalca el director general.

Bache coyuntural

Todas las firmas mantienen como tesis general que estamos ante un bache coyuntural y que cuentan con armas propias para retomar sus procesos de expansión. Cortefiel, empresa que nació en el año 1950, controlada por la familia Hinojosa, y que cuenta con 884 tiendas en 26 países, considera que se encuentra en una buna disposición para afrontar una coyuntura negativa que ha venido marcada por el clima templado imperante en toda Europa. Pero, aparte del elemento coyuntural, los directivos de esta empresa creen que hay dos factores estructurales para explicar las dificultades del sector. El primero es la fortaleza del euro con respecto al dólar y el segundo la concentración excesiva en la ropa de chica joven como eje impulso de las ventas.

La fortaleza del euro ha penalizado los resultados de las firmas que fabrican más en este área, como puede ser Inditex, mientras que favorece a H&M y Cortefiel, cuyos centros de producción asiáticos tienen más peso en su balance. El otro factor estructural es que se comienza a producir un cierto canibalismo entre las marcas, sobre todo en el segmento de ropa de mujer joven, el cliente más mimado por estas firmas textiles porque saben que es el más fiel al fenómeno de la moda.

A juicio de Enric Casi, este presunto canibalismo del sector puede incluso producirse entre las marcas de una misma empresa que a veces compiten ellas, fenómeno que a ellos no les afecta. Inditex, sin embargo, por la diversidad de marcas y la amplitud de campos comerciales que aborda, en estos momentos puede estar más expuesto a una coyuntura desfavorable, tal y como reconocen los expertos y la propia empresa. A ninguna de las cuatro empresas consultadas les preocupa el alto nivel de competencia, ya que "han aprendido a crecer con ella", dicen.

Los expertos reducen las expectativas de crecimiento

Los principales bancos de inversión han puesto a trabajar a sus analistas para estudiar el actual momento que vive el sector textil y sobre todo el frenazo en los resultados que ha cosechado Inditex, el valor extrella de la Bolsa de los dos últimos años y el que peor comportamiento tiene en el actual ejercicio.

Aparte de la coyuntura provocada por las cálidas temperaturas, algunos expertos comienzan a ver un problema la alta deuda de las familias por las hipotecadas firmadas como uno de los elementos que pueden frenar las ventas textiles. Pera Inversis, tras resaltar el impacto del clima, el cambio de moneda y de la competencia, señala que Inditex seguirá creciendo en sus beneficios por encima del 20% hasta 2006, debido al ritmo de aumento de apertura de tiendas.

Para Crédit Suisse, uno de los principales problemas con los que puede encontrarse Inditex es su subida de los niveles de stock en las tiendas. Por su parte, Merrill Lynch pronostica rebaja de las expectativas de beneficios del sector, aspecto que todas las firmas ven como probable para el futuro. Norbolsa también ha estudiado los datos de Inditex y del sector, y llama la atención sobre el alto riesgo del sector dela moda que puede afectar a las cifras de crecimiento del sector.

La evolución de las ventas en la campaña de Navidad junto con las rebajas de enero van a marcar el cierre de un ejercicio en un sector textil de la moda de gran consumo en el que por primera vez surgen las sombras tras varios años de luces, según coincidencia de los expertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2003

Más información