Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Granada amenaza con cerrar 60 bares del centro

El Consistorio clausura durante 14 meses la sala Planta Baja por incumplir el horario

El Ayuntamiento de Granada, del PP, está decidido a hacer cumplir la normativa municipal sobre horarios. La semana pasada cerró la mejor sala de conciertos de la ciudad, Planta Baja, y el conocido bar La Tertulia, pero no quedará ahí. El concejal de Medio Ambiente, Juan Antonio Mérida, asegura que hay entre 60 y 70 bares "en la misma situación que Planta Baja a los que se aplicará la norma". La norma dice que cada expediente por no cerrar a la hora supone 15 días de cierre. Los dueños de los bares denuncian que el PP sólo entiende la cultura de las procesiones.

"Cuando llegué al Ayuntamiento me encontré con 1.200 expedientes de cierre paralizados, abandonados", explica Mérida. El anterior equipo de gobierno estaba formado por el tripartito PSOE, IU y PA. Mérida se dispuso a despachar los expedientes y los frutos de su diligencia comienzan a llegar. Mérida afirma que, aunque más de 60 locales tendrán que cerrar, "sólo 10 tendrán que cerrar durante más de un año".

Uno de ellos es Planta Baja, la sala de conciertos más importantes de la ciudad. La sala tiene además una multa de 30.000 euros. La Tertulia tiene una orden de cierre durante 45 días. En las últimas semanas actuaron en Planta Baja La Mala Rodríguez y Amparanoia. La sala ha suspendido ya conciertos como el de Quique González. En Granada, los conciertos de rock, que abundan, los organizan bares y salas de conciertos, no el Ayuntamiento. Granada, con más de 60.000 estudiantes, tiene una vida nocturna envidiable. Hay bares de copas abiertos los siete días de la semana y todos los días hay público.

El dueño de una importante sala de Granada que prefiere no dar su nombre asegura que el Ayuntamiento se ha ensañado con ciertos bares: "Hay locales de gente con dinero que cierran muy tarde. Hay discotecas que están abiertas hasta la mañana y a las que no les pasa nada". Otro hostelero asegura que el cierre de Planta Baja se debe a que "el PP sólo entiende la cultura de las procesiones".

El programador de Planta Baja, Enrique Novi, reconoce que su sala cerraba muchas veces después de las 4.00, pero opina que les han elegido como ejemplo para el resto, informa Javier Arroyo. Novi alega que no hay denuncias de los vecinos, sino que los 32 expedientes eran expedientes abiertos por la Policía Municipal al comprobar que no cerraba a su hora. Mérida confirma que las denuncias no eran de los vecinos.

Mérida critica que el mundo cultural se haya volcado contra él: "Han sacado las cosas de quicio. Yo sólo he hecho cumplir la norma y no podía hacer otra cosa. Muchos bares que sí cumplían el horario se quejaban de que algunos lo incumplían porque eran más famosos. Muchos dueño de bares y vecinos me han felicitado por la calle".

Ante la avalancha de críticas, Mérida apuntó el jueves un cambio en la norma: "Con esta norma tienen que cerrar, aunque las leyes no son dogmas y se pueden cambiar". El diario La Opinión de Granada publicó ayer que el Ayuntamiento estudia ampliar el horario a locales con actividad cultural.

El Ayuntamiento está preocupado por la imagen de retrógrado que puede dar en una ciudad muy tradicional pero con mucho movimiento cultural. El último alcalde del PP, Gabriel Díaz Berbel, padeció incluso un entierro por la cultura celebrado por las calles de Granada. El actual concejal de Cultura, Juan García Montero, teme que la imagen se repita y ha propuesto la flexibilización de los horarios, según fuentes municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de diciembre de 2003