Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clark acusa a Milosevic de tolerar la matanza de Srebrenica

El testimonio del ex jefe de la OTAN, prueba clave en La Haya

Slobodan Milosevic sabía que el Ejército serbobosnio planeaba una matanza de musulmanes en Srebrenica en 1995. Esta afirmación de Wesley Clark, ex comandante de la OTAN en Europa durante el bombardeo de Serbia en 1999, constituye el testimonio más importante de la fiscalía del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia para probar el cargo de genocidio que pesa contra el ex presidente serbio.

Publicada ayer por la Corte, la transcripción del testimonio de Clark incluye la reacción de Milosevic ante sus palabras. "Eso es una mentira infame", dijo. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia facilitará hoy la versión en vídeo de la comparecencia de Clark, que no ha sido retocada. Washington había llegado a un acuerdo con el Tribunal en virtud del cual podría eliminar los pasajes de las declaraciones del ex general que considerara dañinos para la seguridad nacional. No ha hecho falta. Según portavoces de la fiscalía, tanto el texto como la grabación salen a la luz intactos.

Las afirmaciones de Clark son esenciales para la acusación y muestran también la familiaridad con que éste trataba a Milosevic. Ambos compartieron cerca de 150 horas de conversaciones, cuando el militar estaba en activo y formaba parte del equipo estadounidense que negoció en 1995 el acuerdo de paz de Dayton, que puso fin a la guerra de Bosnia. "En una pausa de las conversaciones le pregunté, señor presidente, dice usted que tiene enorme influencia sobre los serbobosnios. ¿Cómo es posible, entonces, que le haya permitido al general Ratko Mladic, su jefe militar, que diera muerte a toda esa gente en Srebrenica?", recordó Clark ante los jueces.

La respuesta de Milosevic llegó después de una pausa. "Me miró, no dijo nada durante unos segundos y dijo: 'Bien, general... Le advertí a Mladic que no lo hiciera, pero no me escuchó". Clark subrayó que había quedado claro que le preguntaba por la matanza de más de 7.500 varones musulmanes en esa pequeña ciudad de Bosnia, "y no por cualquier operación militar de otro tipo".

Clark añadió que la actitud de Milosevic no le sorprendió en absoluto. Es más, en cierto modo la esperaba. "Por un lado, pretendía demostrar que sabía cosas de antemano. Luego intentaba sacudirse la responsabilidad de todo aquello que aseguraba conocer", concluyó el testigo. Milosevic, que sigue llevando las riendas de su propia defensa, calificó a Clark de mentiroso durante el careo que siguió al testimonio del ex militar. "Eso es una mentira infame. Primero, porque yo no sabía nada de Srebrenica. Y además porque ni di nunca una sola orden al general Mladic, ni tampoco tenía capacidad para hacerlo". Tanto Mladic como el líder político de los serbobosnios, Radovan Karadzic, ambos en paradero desconocido, están acusados de genocidio por el TPIY por lo ocurrido en Srebrenica, una matanza desconocida en Europa desde la II Guerra Mundial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 2003