Sants y Horta pierden tiendas, y Ciutat Vella y Sant Martí las ganan

La superficie comercial en Barcelona ha crecido el 7% en cinco años

Barcelona tiene menos tiendas que hace cinco años, pero más metros dedicados al comercio minorista. Esto significa que las tiendas son cada vez más grandes. Pero lo llamativo es que algunos distritos, entre ellos los de Sants, Nou Barris, Gràcia y Horta, pierden licencias comerciales, mientras que otros, como Ciutat Vella y Sant Martí, las ganan, según un informe del Ayuntamiento sobre la situación del comercio en la ciudad.

De los 10 distritos en los que está dividida Barcelona, en cuatro ha aumentado el número de licencias minoristas desde 1998 -Ciutat Vella, Sant Martí y Sant Andreu y Sarrià-Sant Gervasi-, en cinco ha disminuido -Sants-Montjuïc, Les Corts, Gràcia, Horta-Guinardó y Nou Barris- y uno se queda igual, el Eixample, que es con diferencia el distrito que tiene más licencias comerciales. Estos datos se refieren sólo a ventas al público y no incluyen los comercios mayoristas.

Sant Martí es el distrito que sale mejor parado. No sólo gana en licencias, sino también en metros cuadrados (el 26,4% más). También gana Ciutat Vella en superficie comercial (el 4%). En cambio, los distritos que salen peor parados no sólo pierden licencias de tiendas, sino también superficie comercial: Sants-Montjuïc (2%), Horta-Guinardó (4,7%).

Al acabar el año 2002 había en Barcelona 37.053 licencias minoristas, 725 menos (el 2%) que cinco años atrás. La superficie comercial, en cambio, no ha dejado de crecer y es el 7% superior a la de 1998. El Ayuntamiento de Barcelona afirma que 725 licencias menos en cinco años es "un descenso mínimo". "Los altibajos en cuanto a número de tiendas son escasos y hay que destacar que la superficie comercial ha crecido en más de 200.000 metros cuadrados", afirma el director de Comercio y Consumo del Ayuntamiento de Barcelona, Albert González.

Las 37.053 licencias minoristas no equivalen al mismo número de tiendas, que son alrededor de un 20% menos porque una misma tienda puede tener varias actividades. El Ayuntamiento medía la actividad del sector por el número de licencias que pagaban el impuesto de actividades económicas (IAE). Este impuesto sólo lo pagan hoy las empresas que facturan más de un millón de euros, y las pequeñas y medianas ya no tributan por ese concepto.

El comercio es una de las principales fuentes de ingresos y empleo de Barcelona. Incluyendo las ventas mayoristas, el año pasado generó una facturación de 30.762 millones de euros, el 6,2% más que en 1998, crecimiento que se reduce al 2,5% si se descuenta la tasa de inflación. El sector tiene 160.967 afiliados a la Seguridad Social entre trabajadores asalariados y autónomos, según el Ayuntamiento.Mientras se debate si se liberaliza la apertura en días festivos, las encuestas muestran que los consumidores están divididos en dos bloques muy firmes sin apenas altibajos. Hace tres meses, el 45,1% de los consumidores estaban en contra de la apertura indiscriminada en domingo, el 34,1% se mostraba a favor y el 20,5% era indiferente, según una encuesta del Ayuntamiento de Barcelona hecha mediante 1.000 entrevistas telefónicas.

En los tres últimos años los que están en contra han oscilado entre el 46,4%, el 42,9% y el actual 45,1%. Los que están por la apertura han variado entre el 31,3% y el actual 34,1%. Y la posibilidad de apertura deja indiferentes a menos consumidores: el 20,5%, frente al 22% hace un año y el 21,1% hace dos. Desde hace tres años, hay libertad total de apertura para las tiendas de menos de 300 metros cuadrados. Las grandes superficies podrán abrir hasta 12 festivos el año próximo, pero la norma deja la puerta abierta a la libertad total a partir de enero de 2005.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS