Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carme Riera, premio Sant Jordi de novela

Manuel Forcano obtiene el Carles Riba de poesía, y Joan Rendé, el Mercè Rodoreda de cuentos

El recuerdo de las víctimas del franquismo en contraste con el silencio impuesto por la transición se encuentra en el sustrato de La meitat de l'ànima, obra con la que Carme Riera ganó ayer el 44º Premio Sant Jordi de novela. Jordi Cabré quedó finalista con Rubik a les palpentes, el relato de una profunda crisis de identidad sexual. Durante la Nit de Santa Llúcia de Òmnium Cultural, celebrada anoche en Granollers, el imparable Manuel Forcano recogió el 45º Carles Riba de poesía por un poemario sobre los deseos cumplidos, y Joan Rendé, el sexto Mercè Rodoreda de cuentos.

"La transición nos hizo amnésicos", afirmó ayer Carme Riera (Palma de Mallorca, 1948) acerca de los motivos que la impulsaron a escribir una obra como La meitat de l'ànima, presentada con el título de Cercant el pare y bajo el seudónimo de Jahaira Idrissi. La autora se ha distanciado de sus dos obras anteriores, las novelas históricas sobre los judíos mallorquines Dins el darrer blau y Cap al cel obert, para acercarse un poco más en el tiempo a la actualidad.

Los años cincuenta del siglo XX y los primeros compases del 2000 se cruzan en el libro, así como la indagación en el tema de la memoria histórica, minuciosos elementos de crónica y un tono intimista. Riera avanzó que la novela transcurre entre Barcelona y Francia, y que en ella aparecen "los vencedores y los vencidos de la guerra civil". "He querido reflexionar sobre el papel de cada uno a lo largo del tiempo, ver cómo vencedores y vencidos se han ido entrecruzando y cuál era la reacción de la gente cuando Franco venía a Barcelona".

"¿Tenemos que olvidarlo todo?", se preguntó sobre las víctimas del franquismo. "La transición se fundamentó en la desmemoria y por este motivo hay ahora tanto Alzheimer", continuó, en tono irónico y en referencia indirecta a la negativa del Partido Popular a participar en el homenaje a las víctimas del franquismo que se celebró recientemente en el Congreso de los Diputados.

Riera destacó que novelas como la suya y como Soldados de Salamina, de Javier Cercas, y La voz dormida, de Dulce Chacón, son el "reflejo" de que el debate sobre las consecuencias del olvido impuesto por la transición "no está cerrado".

Riera, autora de dilatada trayectoria desde que publicó en 1975 Te deix, amor, la mar com a penyora, merecedora en 1995 del Premio Nacional de Narrativa por Dins el darrer blau, explicó que solía decirle a Montserrat Roig cuánto la envidiaba por poseer el Sant Jordi. El jurado del galardón, dotado con 45.000 euros y al que habían concurrido 30 originales, estaba compuesto por Carme Arnau, Àlex Broch, Isidor Marí, Ramon Pla i Arxé y Vicenç Villatoro.

La meitat de l'ànima será publicada por Proa en la primavera de 2004, al igual que la obra finalista, Rubik a les palpentes, del escritor y abogado Jordi Cabré (Barcelona, 1974). Se trata de una novela "urbana", afirmó el autor, donde el protagonista, un homosexual declarado, descubre su parte heterosexual al conocer a una mujer. Es una novela "con estructura de rompecabezas acerca de una crisis de identidad muy fuerte", dijo Cabré.

La misma Barcelona contemporánea de Rubik a les palpentes es el escenario de La pedra a la sabata, conjunto de cuentos que valieron a Joan Rendé (Barcelona, 1943) el Premio Mercè Rodoreda, dotado con 10.000 euros. Las narraciones están protagonizadas por un mismo personaje, Modest, un tipo de hombre que, según Rendé, "es una molestia para la sociedad contemporánea".

La sombra de un escándalo planeó sobre la Nit de Santa Llúcia en la concesión del Premio Carles Riba, decano de la convocatoria y dotado con 3.000 euros. Hacía 10 días que circulaba en mensajes electrónicos anónimos el nombre de Manuel Forcano (Barcelona, 1968), doctor en Filología Semítica, poeta y miembro destacado del grupo de escritores conocidos como los Imparables, como seguro ganador. Preguntado por este hecho, Forcano lo calificó de "predicción cumplida". Su nombre, ya que se presentó sin seudónimo, figuraba en una lista de los candidatos al Riba publicada por la revista electrónica Lletra. "A partir de esta lista, los que han querido han podido hacer algunas ecuaciones y una predicción sobre mi nombre, que hoy se ha cumplido", afirmó. El jurado del premio -formado por Sam Abrams, Joan Margarit, Anna Montero, Jordi Pàmias y Jordi Sarsanedas- se reunió, aseguraron los organizadores, a mediados de esta semana.

En todo caso, El tren de Bagdad es un poemario sobre "deseos cumplidos", expuso Forcano, autor de Corint. Un viaje hacia Oriente y los "tópicos del lujo, la voluptuosidad y la lujuria" están presentes en los poemas, largos, y su protagonista es el propio escritor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de diciembre de 2003