Lula y el faraón

En su viaje a Oriente Próximo, al visitar el martes pasado Egipto, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, no perdió su habitual buen humor. Por sugestión del ex presidente de Argentina Eduardo Duhalde visitó el martes el precioso Museo Nacional de El Cairo. Lula fue ovacionado por estudiantes y turistas europeos, que le pidieron autógrafos. Con Marisa, su esposa, al lado, el presidente brasileño iba recibiendo explicaciones sobre los tesoros allí guardados, algunos con más de 4.000 años de historia, de boca de la directora adjunta del museo, Wafaa el Seddik. Al llegar a las momias de los faraones Ramsés II y de su hijo Merenptah y saber que Ramsés II había vivido en aquella época 92 años, había tenido 60 mujeres y engendrado 200 hijos, Lula, mirando con una sonrisa a su esposa, Marisa, le comentó: "Ese faraón tenía que tener una salud de hierro y seguro que se debió al hecho de haber tenido 60 mujeres". Marisa rió mirando para otro lado. Impresionado también con el hecho de que una de las momias aún conservaba el pelo, refiriéndose a su poderoso asesor de prensa, Ricardo Kotscho, que lo acompañaba en el viaje comentó: "¡Qué barbaridad, Kotscho tiene en vida menos pelo que ella". Lula se enorgullece de conservar aún intacta su cabellera, que su mujer le obliga a teñirse de vez en cuando.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS