La oferta de la Caixa Geral por el Atlántico genera protestas entre los bancos portugueses

La decisión de la Caixa Geral de Depósitos de optar a la compra del Banco Atlántico por el que ha presentado una oferta en firme ha desencadenado una batería de protestas en el sector de la banca portuguesa. En el origen de estas protestas se encuentra el anunciado aumento de capital de la entidad de ahorro (controlada por el Gobierno luso) por 400 millones de euros y el recelo y sospecha de una nueva "ofensiva española" en el mercado portugués. Los bancos españoles ya controlan, de forma directa, un 15% del mercado financiero luso y se teme una nueva oleada de compras.

Jardim Gonçalves, el presidente del mayor grupo financiero privado portugués, el Banco Comercial Portugués (BCP), que posee un 8,5% del Sabadell, estuvo la semana pasada en el Parlamento para preguntar al primer ministro si la venta del Atlántico a la Caixa tendrá contrapartidas. Gonçalves cree, en cambio, que la Caixa venderá el 6,34% que posee en el BCP al BBVA (que tiene una participación del 24,4% en el Atlántico).

Gonçalves piensa que los dos Gobiernos llegaron a este acuerdo hace un mes, o sea, que si la Caixa quiere comprar el Atlántico, tendrá que haber una contrapartida similar para un banco español. En declaraciones a la prensa, Durão Barroso contestó que "no hay contrapartidas para el Gobierno español ni cualquier acuerdo político" sobre la compra del Atlántico.

El BBVA posee tan sólo una sucursal en Portugal con una cuota de mercado del 1%, pero no oculta sus deseos de expandirse en el país vecino. La presencia lusa en el mercado bancario español es muy pequeña: apenas se acerca al 1%. La CGD posee ya el Banco Simeón, que controla menos del 0,5% del mercado español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 09 de diciembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50