Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tromba de agua causa un desaparecido y el desalojo de varias familias en Málaga

La crecida de ríos y arroyos provoca desprendimientos y cortes de carreteras

El temporal de lluvia y viento azotó ayer con virulencia las provincias Cádiz, Huelva y Málaga, donde sus efectos fueron especialmente graves y obligaron al desalojo de varias familias. La situación más grave se registró en Riogordo, en la comarca de la Axarquía, donde a primeras horas de la mañana desapareció un hombre de 32 años de edad, que fue sorprendido por la crecida de un arroyo cuando cruzaba con su vehículo el puente de Montserrat, en este municipio. La búsqueda del desaparecido se suspendió a las 19.00 por falta de luz. En Cádiz, la flota pesquera quedó amarrada a puerto.

La fuerte tromba de agua y granizo que descargó entre la madrugada y la mañana de ayer sobre Málaga, especialmente en la capital y en la comarca del Guadalhorce, provocó un rosario de problemas en la provincia, derivados sobre todo de las crecidas de varios ríos y arroyos. Estas crecidas anegaron zonas habitadas, provocaron desprendimientos, cortes en distintas carreteras, desalojos de viviendas y el rescate de una treintena de conductores atrapados en grandes bolsas de agua.

Con todo, lo más grave fue la desaparición de un vecino de Riogordo. Según el alcalde del municipio, Francisco Alarcón, varios vecinos vieron cómo el desaparecido, cuya identidad se corresponde con las iniciales A.M.G.M., abandonó el vehículo y fue arrastrado por la corriente. "Salieron en su ayuda, pero fue imposible y se lo llevó el caudal", relató.

Suspendida la búsqueda

Bomberos especializados en buceo se desplazaron a la zona, donde durante todo el día intentaron de buscar, sin éxito, al desaparecido. La búsqueda fue suspendida ayer por la tarde, por falta de luz, y se reanudará hoy por la mañana. La crecida del arroyo se produjo sobre las ocho de la mañana, después de que la tormenta hubiese recorrido durante la madrugada la comarca del Guadalhorce y la capital malagueña. Hasta 79 litros por metro cuadrado a la hora se registró en Cártama, localidad donde dos importantes ríos que atraviesan el municipio se desbordaron: El Fahala y el Guadalhorce, que subió dos metros.

Allí una docena de familias tuvieron que ser desalojadas de sus viviendas con la ayuda de embarcaciones tipo zodiac. El alcalde, Francisco Garrido, advirtió de que se trataba de inmuebles sin autorización muy cercanos al cauce. En Pizarra, una localidad próxima, diversas viviendas se vieron anegadas.

La carretera que une Cártama con Coín permaneció cortada al tráfico varias horas, así como otras vías interiores que comunican con la capital a causa de desprendimientos de tierra.

En Málaga capital, las rondas de circunvalación permanecieron varias horas colapsadas a primeras horas de la mañana. En esta ciudad, hubo que rescatar a una treintena de personas de sus vehículos después de que quedaran atrapados en grandes bolsas de agua. Los principales problemas en la capital se produjeron en los polígonos industriales. La asociación que los agrupa denunció que desde las trágicas inundaciones de 1989 aún no se han resueltos los problemas en la zona y lamentaron que la actividad quedara paralizada toda la mañana. Las lluvias también provocaron destrozos en un colegio público de la barriada del Puerto de la Torre, donde llegó a desprenderse parte de los muros del recinto.

En el núcleo rural de Santa Águeda, cerca de la capital, 300 familias permanecían aisladas ayer por la tarde por la crecida de un arroyo que obstaculizó el único acceso a este poblado.

También en Coín, varias viviendas se inundaron, mientras en Casabermeja la crecida del río Guadalmedina dejó incomunicadas diversas zonas rurales del municipio al cubrir el agua el único puente que les comunicada con la carretera que lleva hasta Vélez-Málaga. El fuerte temporal obligó ayer, por segundo día consecutivo, a amarrar la totalidad de la flota pesquera de la provincia.

Lo mismo ocurrió en Cádiz. La fuerte marejada en el mar obligó a que los pesqueros de Algeciras, Tarifa, La Línea, Barbate, Conil, Cádiz, El Puerto de Santa María y Sanlúcar de Barrameda no pudiesen salir a faenar. En Tarifa, las lluvias causaron el derrumbe de un puente que une los núcleos de población de Tahivilla y Facinas. El Instituto Nacional de Meteorología prevé que el temporal siga hoy en esta provincia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de diciembre de 2003