Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La petrolera rusa Sibneft suspende por sorpresa su fusión con Yukos

La petrolera rusa Sibneft ha suspendido la fusión con su rival Yukos dejando en el aire una operación, valorada en 11.000 millones de dólares, que daría lugar a la cuarta petrolera del mundo por producción y la mayor compañía privada de Rusia.

En un inesperado comunicado, la dirección de Sibneft aseguró ayer que "la conclusión de la fusión" entre ambas compañías "ha sido suspendida por un acuerdo mutuo alcanzado por los principales accionistas", alegando "dificultades técnicas". Este anuncio se produce sólo cinco semanas después de la detención del hasta hace muy poco presidente de Yukos y artífice de la fusión con Sibneft, el magnate ruso Mijaíl Jodorkovski, acusado de robo, organización de banda criminal y evasión fiscal.

El nuevo presidente de la petrolera, Simon Kukes, mostró ayer su sorpresa por el anuncio, aseguró que la operación "todavía sigue adelante" y que Yukos emitiría un comunicado con más detalles. Sin embargo, un portavoz puntualizó horas después que no habría más comentarios. Kukes no es uno de los principales accionistas de la petrolera.

El comunicado de Sibneft, difundido poco después del inicio de una reunión de accionistas de ambas petroleras para cerrar algunos detalles de la operación,

hizo temblar de nuevo a los mercados financieros en Rusia. Tras el anuncio, las acciones de Yukos cayeron un 7,5% y las de Sibneft se desplomaron un 11%, aunque al cierre de la sesión las caídas se moderaron hasta el 5,33% y el 3,7%, respectivamente.

Detención del fundador

Fuentes cercanas a la operación indicaron que los accionistas de Sibneft, incluido el multimillonario Roman Abramovich, propietario del londinense club de fútbol del Chelsea, han perdido la fe en la fusión tras la detención de Jodorkovski, fundador de Yukos. "La compañía resultante de la fusión sería inestable", añadieron las mismas fuentes.

Con esta operación, el 92% de Sibneft pasaba a los accionistas de Yukos a cambio del 26,01% de esta última y 3.000 millones de dólares en efectivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 2003