Cartas al director
i

Reflexión

Los resultados electorales de este año deberían abrir un periodo de reflexión profundo en los dos partidos de izquierda de ámbito estatal, el PSOE e IU. No es posible que con un Gobierno que lo está haciendo tan rematadamente mal como éste, con los errores tan garrafales que está cometiendo y las líneas generales de su política, tan contrarias a los intereses de la mayoría, los resultados sean tan pobres como los que se están obteniendo.

No basta con lamerse las heridas del control de los medios de comunicación. No, hay algo más. No sé si es un problema de personas (¿son Zapatero y Llamazares los líderes adecuados?), un problema de mensaje (no llega a la ciudadanía lo que se quiere decir, acaso por un discurso monocorde, aburrido, que tiene más de bon garçon rangé que de líder de partido de izquierda), un problema de actitud de las personas que están en la dirección (una dimisión de Simancas y Blanco a tiempo...) o, incluso un problema del programa con el que se presentan.

Yo, como militante de uno de estos dos partidos, exijo que se abra esta discusión. España no puede permitirse cuatro años más de gobierno de la derecha. No puede permitir una desigualdad de trato fiscal como la que estamos teniendo. No puede tolerar una educación obligatoria en manos de la Iglesia, dejando la educación pública en la marginalidad. No puede soportar cuatro años más de maltrato al medio ambiente. No se puede tolerar la continuación del aumento del precio de la vivienda. No puede padecer otros cuatro años de vergüenza en política exterior sometida a la voluntad de los EE UU. No debe consentir una política sanitaria que consiente, como en Madrid estos días, cinco pacientes por habitación. No puede aguantar sin asfixia cuatro años más con la misma dirección de TVE. No se puede permitir cuatro años más de politización de la justicia. Ni cuatro años más de inactividad policial. Ni más mentiras. Ni una burla continua al Parlamento como la que se padece día a día.

Queridos líderes: afrontad de una vez el problema grave que tenemos planteado. Poneos a pensar en qué hacer. No es una mera pregunta de retórica leninista. Es una obligación para afrontar el futuro. Y cuatro años con el PP en el Gobierno puede ser la destrucción del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 22 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50