Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MANUEL JIMÉNEZ | Presidente de la FAMP

"Hay que replantear las diputaciones"

El alcalde de Chiclana (Cádiz) y vicepresidente de Unicaja, el socialista Manuel Jiménez Barrios (Bornos, 1957), fue elegido el pasado miércoles nuevo presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). Será ratificado en la sexta asamblea que este organismo supramunicipal celebrará en Málaga los próximos 12 y 13 de diciembre.

Pregunta. ¿Para que sirve la FAMP?

Respuesta. Es el lugar de encuentro de todos los ayuntamientos de Andalucía, de todos los colores y de todos los tamaños.

P. ¿No es un simple foro?

R. Hasta ahora, las opiniones de la FAMP han sido acogidas en las nuevas leyes, como la Ley del Suelo.

P. ¿Está satisfecho con el peso político de la institución?

"Ha llegado el momento de que los ayuntamientos sean la prioridad"

R. Tiene un gran peso, que ha ido alcanzando poco a poco y en estos momentos participa en las grandes deliberaciones de los procesos legislativos que Andalucía ha tenido. Con todo, hay que seguir demandando un mayor peso.

P. El PP cree que el PSOE maneja la FAMP.

R. Mi deseo es que no se rompa el consenso por las estrategias de los partidos, sobre todo del PP, ante la cercanía de las elecciones generales y autonómicas de marzo. Espero que no salte el consenso por los aires. No tendría explicación romper este lugar de encuentro. Tendría consecuencias para quien lo haga.

P. ¿Por qué los municipios no han visto ampliadas sus competencias?

R. Porque, en principio, todo el mundo es celoso de ceder competencias a otras administraciones. La prioridad hasta ahora ha sido conformar el Estado de las comunidades autónomas, pero ha llegado el momento de que esa prioridad mire ahora hacia los ayuntamientos. No tiene lógica que los municipios sigan con una participación en el gasto público no más allá de un 14% o un 15%.

P. ¿Defiende la descentralización que propugna el PP?

R. Los dos asuntos claves para los municipios son resolver la financiación municipal y recibir competencias. Por encima de demagogias, está claro que la financiación es una competencia clarísima del Gobierno central. Espero que se reconsidere en el futuro la reforma de la Ley de Haciendas Locales. Y las comunidades autónomas deben también ceder competencias.

P. ¿A través del pacto local?

R. Más que pacto local, me gusta llamarlo de cooperación municipal, porque las comunidades autónomas tienen que ser conscientes de que las competencias que vengan a los ayuntamientos deben estar dotadas de los recursos financieros necesarios. Será uno de los asuntos importantes que se abordarán en la asamblea de la FAMP.

P. ¿Cómo debe canalizarse la cooperación territorial?

R. Hay retos por delante muy importantes, como las leyes de Grandes Ciudades y de Cooperación Territorial, donde se está conformando el reconocimiento no sólo de la entidad de las corporaciones locales, sino de áreas metropolitanas, consorcios y mancomunidades. Es necesaria también la formación permanente de técnicos municipales y electos para que los ayuntamientos se modernicen. Hay mucho camino aún por andar en las redes de municipios y un tratamiento diferenciado hacia aquellos municipios que soportan una enorme población flotante por el turismo.

P. ¿Cuestiona el futuro de las diputaciones?

R. El papel de las diputaciones tiene que replantearse. Ya es hora de no hacer más reformas e ir a un planteamiento global de una nueva Ley de Bases de Régimen Local. Y esto no es ninguna pretensión por mi parte porque los ayuntamientos que participan en los foros de debates nacionales y regionales lo plantean. En vez de ir parcheando la actual ley, hay que hacer una nueva ley, y allí se debe replantear el papel de las diputaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de noviembre de 2003