Reportaje:

Forlasa lidera el sector quesero

Compró marcas y casi todos los activos de Queserías Ibéricas al grupo francés Bel

El grupo manchego Forlasa se ha convertido en líder en el mercado español de queso tierno y curado con la compra de la mayor parte de los activos y marcas de Queserías Ibéricas, propiedad de la multinacional francesa Fromageries Bel. Con esta operación, los franceses ponen fin a un prolongado fracaso en el segmento de los quesos curados y con denominación de origen manchego. Forlasa, por un precio muy bajo, compra las plantas de Toledo y Fuenlabrada, aunque debe asumir el coste que suponga el plan de ajuste puesto en marcha por el grupo galo.

El grupo manchego facturará 230 millones de euros y se convierte en el primer productor y exportador de quesos tiernos y curados

Fromageries Bel, junto con Bongrain, constituyen los dos grupos franceses que desembarcaron en España en el segmento del queso con resultados opuestos. Mientras Bongrain se ha posicionado en el liderazgo de los quesos frescos, no le fueron igual las cosas a Fromageries Bel.En 1994, el grupo galo adquirió Queserías Ibéricas por unos 60 millones de euros que tenía un beneficio de seis millones de euros. En los últimos tres años, el grupo bajó facturación y tuvo 22 millones de euros de números rojos, lo que obligó a la puesta en marcha en los últimos meses de un plan de ajuste con la reducción de un tercio de la plantilla y el cierre de la planta de Toledo

Frente a las promesas de responsables del grupo francés de iniciar un plan de expansión y apoyo de marcas, se ha impuesto la realidad de los números y su caída en su cuota de mercado en quesos tiernos y curados.

La operación supone la compra por parte de Forlasa de las plantas de Toledo, reconvertida en los últimos meses, y la fábrica renovada de Fuenlabrada, en Madrid, así como los centros de recogida de Benavente en Zamora y de Talavera en Toledo. Oficialmente no se han dado cifras sobre el coste de la operación, aunque en medios del sector se estima que se ha tratado de un precio muy bajo a cambio de hacerse cargo con el plan de ajuste. Para Forlasa, las plantas no son fundamentales en cuanto ya dispone en Villarrobledo, Albacete, de capacidad suficiente para la elaboración de quesos. Lo importante para el grupo manchego son las marcas El Cigarral, Gran Capitán o Gran Imperial en quesos curados y queso machego en el segmento de calidad donde Queserías Ibéricas tuvo en su día el liderazgo del mercado.

La sombra de Bongrain

Tras esta venta, los franceses dejan reducido a mínimos su grupo en España solamente con la planta de Ulzama en Navarra, donde seguirán elaborando quesos fundidos bajo las marcas La Vaca que Ríe o Kiri e igualmente continuarán con su política de importaciones. Tras este fracaso, en medios del sector no se descarta la posibilidad de que el grupo francés acometa alguna compra en el segmento de los quesos fundidos.

Con esta operación, Forlasa se convierte en el primer productor de quesos tiernos de mezcla, curados y de quesos manchegos por delante de García Baquero. A una facturación en 2002 de 147 millones de euros, se suman los aproximadamente 76 millones de euros que supone el negocio y las marcas adquiridas a los franceses.

El grupo Forlasa pertenece a la familia Ortega. En 2002, vendió unas 6.500 toneladas de queso de mezcla El Ventero, 3.100 toneladas con la marca Cambobello y otras 1.000 toneladas de queso manchego bajo la marca Don Bernardo. Su producción total fue de unas 21.000 toneladas de quesos de este tipo.

Aunque su actividad fundamental son los quesos, el grupo opera igualmente en el sector de los jamones, sueros y derivados, y aguas. Forlasa tiene la exclusividad para utilizar en el sector quesero los productos activos obtenidos por Puleva Biotech para España y Portugal. Entre los acuerdos más significativos destaca la puesta en marcha en 2001 con Mantequerías Arias (Bongrain) de la filial Forlactaria Operadores Lecheros para la recogida de leche. La presencia indirecta de Bongrain en el grupo hace que en medios del sector se considere que esta compra de Forlasa podría ser solamente un paso previo a un desembarco más importante de los franceses en la empresa manchega que ya se hallan en Arias, Angulo y Peñasanta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50