Reportaje:

Planes de pensiones en 'campaña navideña'

Los bancos Santander y Sabadell analizan el perfil de los partícipes españoles de estos instrumentos de ahorro

Más de un 60% de las aportaciones que los particulares hacen a planes de pensiones se realizan en estos dos últimos meses del año. Ahora que comienza la campaña navideña de estos productos, el Grupo Santander y Banco Sabadell presentan dos informes que revelan cómo y quiénes son los partícipes españoles de planes de pensiones, cuánto dinero destinan a preparar su jubilación y cuáles son sus apuestas de inversión.

La inversión en planes de pensiones sólo supone el 5,3% del ahorro financiero total de España, aunque en cinco años ha crecido un 25%

Más información

El actual inicio de la campaña navideña de los planes de pensiones ensalza sus ventajas fiscales y anima su suscripción con regalos tan diversos como cámaras, vídeos o equipos de música. Pero, a persar de todo, la inversión en fondos de pensiones solamente supone un 5,3% del total destinado al ahorro financiero en España, según el informe de Gestión de Activos, elaborado por el Grupo Santander.

La realidad es que su peso en el conjunto aún es bajo si se compara con el 41,3% que acaparan los depósitos, el 26,7% que acumula la inversión directa, el 13,7% que se coloca en fondos de inversión o el 9,8% que se dirige a los distintos tipos de seguros.

A pesar de esta relativa poca importancia de los planes de pensiones, en los cinco últimos años el ahorro acumulado en estos productos ha crecido un 25%. Si el análisis se extiende a una década, el resultado es aún más llamativo. Desde 1993 y hasta 2003, el patrimonio de los planes de pensiones privados se ha multiplicado por más de siete veces (de 3.786 millones de euros a 27.716 millones de euros), y el número de partícipes se ha multiplicado por seis, hasta superar los seis millones de personas.

Respecto a su situación en Europa, en España los planes de pensiones, si se exceptúa el Reino Unido, están cosechando más éxitos entre los partícipes. La situación en el Reino Unido -un 22,1% del ahorro financiero total se destina a estos productos- se explica en parte por la baja cobertura (tan sólo un 43% frente al 85% español) que ofrece la Seguridad Social de ese país una vez que sus ciudadanos llegan a la edad de jubilación.

Según los responsables del informe, "el crecimiento futuro de los planes de pensiones en nuestro país dependerá de las medidas fiscales y de previsión pública que sean adoptadas por las autoridades reguladoras".

A la pregunta de cuál es el perfil inversor de los partícipes, el estudio señala que "la evolución de los mercados financieros y de valores ha marcado el mix de los fondos de pensiones individuales, pasando de composiciones más conservadoras en 1998 a más agresivas en 2000 y retornando nuevamente a un mix conservador debido a la inestabilidad de los mercados". De hecho, en 1998 los fondos de pensiones de renta variable pura tan sólo recogían el 1,56% del patrimonio total, mientras que en 2000 su porcentaje se elevaba al 6,52%, volviendo a reducirse en 2003 al 5,48%. En este último ejercicio, los planes de pensiones de renta fija son los que mayor crecimiento han experimentado: en 1998, su peso en la cartera general era del 22,68%; en 2000, del 12,73%, y en la actualidad, del 34,77%.

Según el estudio, "las expectativas de mercado actuales favorecen la vuelta a la inversión en renta variable, por lo que se espera que en los próximos meses el porcentaje de renta variable en las carteras sea más elevado".

Los planes de pensiones son, hoy por hoy, uno de los productos que mayores beneficios fiscales otorgan al partícipe: por un lado, reducen la base imponible del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) en el momento de la aportación; por otro, no tributan por el impuesto sobre patrimonio ni por el de sucesiones.

Ventajas y diferencias

Estas ventajas hacen, según el informe, que, si invirtiésemos hoy la misma cantidad en un fondo de inversión y en un plan de pensiones, la mantuviésemos durante el mismo plazo y obtuviésemos por ella la misma revalorización, fiscalmente tendríamos las siguientes diferencias:

- El fondo de inversión, en el reembolso, pagaría un 15% por las plusvalías obtenidas.

- En el momento de la aportación al plan de pensiones, se obtendría una reducción en el IRPF que, dependiendo del tipo marginal de cada particular, podría llegar al 45%.

- En el momento del cobro de la prestación, suponiendo que ésta se hiciese en forma de capital, el inversor tributaría por el 60% de ésta como rendimiento del trabajo.

"Teniendo en cuenta lo anterior, si comparamos la rentabilidad financiero-fiscal de un fondo de inversión frente a un plan de pensiones, tendremos que, para un plazo de 10 años y una revalorización del 5%, la rentabilidad del fondo sería de un 4,38%, mientras que la del plan, por el efecto de la reducción de las aportaciones, variaría desde un 5,62% hasta un 7,42%, dependiendo del tipo impositivo de cada particular en el impuesto sobre la renta de las personas físicas".

Del informe sobre el perfil de los partícipes de planes de pensiones presentado por el Banco Sabadell, se obtienen media docena de conclusiones:

- Más de una tercera parte de la población activa ocupada (un 36,7%) tiene plan de pensiones. Hace seis años, esta cifra era del 20%.

- Las personas que muestran una mayor preocupación por asegurar su jubilación son los directivos y mandos intermedios: casi la mitad (41%) tiene contratado un plan de pensiones. Una tercera parte de los trabajadores autónomos contrata un plan de pensiones, lo que duplica prácticamente al grupo de asalariados que suscribe estos productos: tan sólo 3 de cada 20.

- De cada 10 partícipes de planes de pensiones, 6 son hombres (el 61% de varones frente al 39% de mujeres, lo que está en relación directa con los datos de población activa ocupada española, en la que el 61,7% son hombres y el 38,3% son mujeres).

- Más de la mitad de los partícipes (63%) tienen entre 35 y 54 años. A pesar de que, cuando se analizan en su conjunto, los partícipes menores de 35 años sólo suponen el 13% del total, de los nuevos partícipes, un 26% tienen menos de esos 35 años.

- Dos de cada tres partícipes de plan de pensiones realizan aportaciones periódicas, concretamente, el 63%, frente al 37% que opta por las aportaciones extraordinarias, si bien estas últimas duplican a las primeras (850 euros anuales frente a 1.600 euros anuales).

Además, a mayor edad, mayor incremento de las aportaciones extraordinarias (con especial incidencia a partir de los 55 años).

- Casi 7 de cada 10 partícipes (67%) opta por los planes de pensiones en los que se combina la inversión en renta fija y variable (se concentran, por tramos de edad, entre los 35 y 54 años), un 30% apuesta por los de renta fija (en general, mayores de 54 años) y tan sólo un 3% de los partícipes prefiere la renta variable al 100%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 08 de noviembre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50