_
_
_
_
_
Reportaje:

El complemento de la discordia

Empleados del Banco de España se oponen a la supresión de un plus salarial

Un año después del inicio del cierre paulatino de sucursales y bajo la presión de una futura regulación de horarios, la posible pérdida de un plus ha lanzado a la calle a los trabajadores del Banco de España. Unos 150 millones de las antiguas pesetas mantienen enfrentados a trabajadores y dirección.

El complemento salarial ha bloqueado las posibilidades de acuerdo para un nuevo convenio colectivo. El Banco de España ya ha interpuesto demanda de conflicto colectivo en la Audiencia Nacional.

El banco había planteado un cambio en el complemento de desempeño, que los trabajadores cobran desde 1989 y que, según los sindicatos, equivaldría a su desaparición, al introducir un sistema arbitrario en su valoración.

El plus representa unos diez millones de euros de los 132 de masa salarial y lo perciben 2.500 de los 2.700 trabajadores de la entidad
El banco cerró diez oficinas en 2002, a las que se sumarán otras 10 este año y 10 más en 2004. Quinientos empleados han sido prejubilados

El complemento, que nació como consecuencia de otro conflicto laboral, exige una evaluación del jefe correspondiente sobre el rendimiento del trabajador cada mes de febrero y aunque era equivalente en sus orígenes a un plus por productividad, en la práctica lo cobra la mayoría de la plantilla. La puntuación es de uno a seis y si se superan los 2,9 puntos se cobra el plus.

"El Banco de España interpreta que este complemento de desempeño tiene que pasar por los presupuestos, lo que constituye un perjuicio para el trabajador. Este plus nos había permitido perder menos capacidad adquisitiva en los últimos años, pero el cambio planteado tiene el peligro de que en unos años quede absorbido, al integrarse en la propia subida salarial de ese ejercicio", dice Miguel Ángel Ortega, del Sindicato Autónomo de Trabajadores (SAT) que encabeza el Comité de Empresa, con 6 de los 12 miembros.

La masa salarial global del Banco de España se eleva a los 132 millones de euros anuales, dice Ortega, quien asegura que la partida destinada a este complemento resulta de multiplicar el importe medio por empleado, unos 360 euros anuales, por 2.500 trabajadores que lo perciben de un total de 2.700. Esto supone un coste de 0,9 millones de euros anuales.

Esta retribución variable es consolidable (aumenta el salario total de cada año), acumulativa a otros complementos y se revaloriza respecto a la inflación anual.

"En total, el complemento de desempeño acumulado durante los últimos trece años supondrá unos 10 millones de euros respecto a la retribución total de los trabajadores", indica Ortega. Un 7,5% del salario de la plantilla.

El conflicto coincide en un momento de progresivo adelgazamiento del Banco de España, debido a la entrada en vigor de la política monetaria única de la UE. El banco cerró diez oficinas en 2002, a las que se sumarán otras 20 en 2003 y 2004. En la primera oleada de cierres, 500 trabajadores se acogieron a un programa de prejubilaciones voluntarias y otros 100 fueron recolocados.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_