Guipúzcoa abrirá en diciembre con peaje la A-1 con un tramo sin desdoblar

Durante varios meses los vehículos irán por sólo uno de los puentes del viaducto dañado

La Diputación de Guipúzcoa pretende cobrar peaje en un tramo de la autopista A-1 (Eibar-Vitoria) que no será tal durante al menos los primeros seis meses de funcionamiento. En diciembre quiere abrir al tráfico la primera fase de la A-1 entre Eibar y Bergara con un tramo de 495 metros en el que la circulación en ambos sentidos se realizará en una única calzada. La causa es el retraso de las obras de reparación del viaducto Larreategi, del que en enero pasado se desgajaron tres grandes piezas de hormigón. El peaje de los 7,2 kilómetros que separan ambas localidades costará 0,57 euros.

La apertura parcial del primer tramo de autopista de la Eibar Vitoria, el que discurre entre Málzaga (Eibar) y Bergara Norte, está prevista para el mes de diciembre, según informó ayer Koldo Azkoitia, director general de Bidegi, la sociedad dependiente de la Diputación guipuzcoana que se encarga de la gestión de las autopistas de esta provincia. Este eje viario de carácter transeuropeo se abrirá al tráfico sin que los cuatro carriles previstos (dos en cada dirección) estén completamente terminados. Pese a ello, los usuarios deberán abonar desde el primer día la tarifa establecida para esta autopista: 0,08 euros por kilómetro.

El tramo Eibar-Bergara Norte, de 7,2 kilómetros de longitud, está prácticamente terminado después de cuatro años de obras. Falta por reparar uno de los dos puentes del viaducto Larreategi. En enero de este año se desplomaron tres planchas de gran tonelaje que quedaron colgadas del puente a 75 metros de altura sin llegar a caer al suelo, aunque dañaron parcialmente su estructura.

Azkoitia aseguró que el puente accidentado no podrá estar en servicio para el próximo mes de diciembre, por lo que todo el tráfico circulará por los dos carriles del otro puente, de 495 metros de longitud. Esta situación de provisionalidad se mantendrá durante al menos seis meses.

Gasolineras

Durante este periodo estará en funcionamiento la estación de cobro de peaje situada en Bergara Norte. Los conductores abonará 0,57 euros (el doble los vehículos pesados) por circular entre Eibar y Bergara Norte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Bidegi espera abrir al completo el viaducto Larreategi en el "verano de 2004", coincidiendo con la inauguración del segundo tramo de la autopista, otros 4,4 kilómetros entre Bergara Norte y Bergara Sur.

La construcción de la Eibar-Vitoria, el mayor proyecto viario que jamás había afrontado la Diputación guipuzcoana (unos 600 millones de euros), se inició en mayo de 1999. La primera fase debía estar acabada en diciembre de 2002, aunque la apertura tuvo que posponerse hasta abril pasado. El incidente de la caída de las planchas del viaducto Larreategi volvió a modificar el calendario previsto y aplazó hasta octubre pasado la fecha de inauguración, pero este plazo tampoco pudo cumplirse. El departamento que ahora dirige el diputado Javier Zuriarrain pretende abrir parcialmente la carretera en diciembre. Koldo Azkoitia comunicó ayer que ya se ha licitado la redacción del proyecto de construcción del trayecto entre Eskoriatza y Mondragón, el último tramo antes de llegar a la parte alavesa de la autopista.

La sociedad Bidegi comunicó ayer que la empresa Cepsa se ha adjudicado la explotación de las tres áreas de servicio del tramo guipuzcoano de la Bilbao-Behobia (A-8), situadas en Oiartzun, Itziar y Aritzeta. La concesión es por los próximos 15 años y la firma petrolera abonará 9,4 millones de euros anuales (un canon fijo de 5,5 millones y otros 3,9 millones variables en función del combustible vendido). Cepsa, que ganó en el concurso a Repsol, se compromete a invertir 14,5 millones hasta 2018 en la mejora de las estaciones de servicio. El director de Bidegi afirmó que la gasolinera de Oiartzun (junto al peaje de Irún) es la "más rentable de España", con una venta de 85 millones de litros anuales.

En la A-8 no se construirán más gasolineras, aseguró, aunque está previsto abrir una en el futuro segundo cinturón de San Sebastián. En la Eibar-Vitoria se instalará un área de servicio doble, con una terminal en Mondragón (en dirección Vitoria-Eibar) y otra en Eskoriatza en sentido contrario.

Por otro lado, las Juntas Generales de Guipúzcoa aprobaron ayer instar al Ministerio de Fomento "a poner los medios necesarios para evitar más demoras en la construcción de la Y vasca, al tiempo que pidieron al diputado general, Joxe Joan González de Txabarri, que "promueva ante las instituciones su rápida ejecución".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS