EL DEBATE DE LA SEGUNDA MODERNIZACIÓN | Un desarrollo territorial sostenible

Análisis y propuestas

En el documento elaborado por el Consejo Asesor de la segunda modernización sus redactores no parten de cero en el apartado dedicado al desarrollo territorial basado en la sostenibilidad. Hay ya un camino recorrido como demuestra el que el 28% del territorio de Andalucía tenga algún tipo de protección. Estos son algunos de los análisis y propuestas sobre el medio ambiente.

- Objetivo. El desarrollo sostenible requiere superar una situación dicotómica que protege y conserva unos espacios pero desnaturaliza radicalmente otros; exige una relación más cualificada entre desarrollo económico y naturaleza en todas partes. El futuro se perfila con un modelo de desarrollo territorial sostenible que potencie una utilización más respetuosa de los recursos disponibles, que facilite a su vez un mayor rendimiento económico de los mismos, que minimice los residuos y potencie el reciclaje. Una de sus claves estriba en disociar el crecimiento económico del deterioro de los recursos y en fomentar modelos de consumo más sostenibles.

- Fiscalidad. Las figuras fiscales son instrumentos potentes de orientación del mercado; pero no sólo hay que diseñar nuevas figuras tributarias. También eliminar incentivos encubiertos que fomentan un uso excesivo de los recursos o conductas o procesos productivos dañinos con el medio ambiente. El sector productivo es muy sensible a las señales emitidas desde el sistema fiscal y de las subvenciones, por lo que hay que utilizar ambos hechos con coherencia.

- Transporte. Los redactores apuestan por el ferrocarril y los transportes públicos para facilitar los desplazamientos en la medida en que los ciudadanos necesitan acudir a lugares distintos y distantes de donde habitan para trabajar, comprar y actividades de ocio. Es lo que se llama movilidad. El transporte público ha ido perdiendo peso ya que ha pasado de representar un 40% como media en los años 80, a un intervalo entre un 20% y un 30% en la actualidad.

- Sistema regional del agua. Afirman los redactores del documento que el actual esquema de gestión del agua en Andalucía es insostenible a largo plazo, tanto por la contradicción patente entre la competencia estatal de asignar los recursos y la autonómica de ordenar el territorio, como por la práctica de una competencia hermética y desleal por los caudales, sobre todo por la confusión permanente que introduce la mezcla de las dos causas anteriores. Se impone una "nueva cultura del agua" y es imprescindible un acuerdo de Estado que otorgue y responsabilice a Andalucía de la administración de la inmensa mayor parte de los recursos hídricos que necesita, gestionando las cuencas hidrográficas del Guadalquivir, Sur, Guadalete, Barbate, Piedras-Odiel y Guadiana II.

- Predicar con el ejemplo. Para conservar la riqueza natural es básico, según el Consejo Asesor, el papel ejemplificador de la Administración andaluza: en la política de contratos y compras públicas dando preferencia a industrias y suministradores de buen comportamiento ambiental, integrando en sus edificios una adecuada eficiencia energética, realizando una obra pública especialmente cuidadosa con los condicionantes ambientales. Otro aspecto clave es la prevención de los riesgos naturales y ambientales, actividad que ha recibido importantes apoyos en determinados hechos (incendios forestales), pero que mantiene insuficiencias patentes en otros (urbanización y edificación de zonas inundables).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS