Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN MADRID

Aguirre conseguirá mayoría absoluta

La encuesta de Opina da 57-58 escaños al PP, pero advierte del alto número de indecisos y de la abstención

El Partido Popular volverá a ganar las elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid el próximo domingo, día 26, pero además, según la encuesta realizada por Opina para EL PAÍS, conseguirá la mayoría absoluta que no logró el 25 de mayo. Este vuelco del resultado, puesto que hace cinco meses PSOE e IU sumaban los 56 escaños necesarios para controlar la Asamblea, se produce gracias al retroceso de las dos formaciones de izquierda y al avance considerable de la candidatura que encabeza Esperanza Aguirre. Los encuestadores advierten, no obstante, que a mediados de octubre, cuando se realizaron las entrevistas, había aún muchos indecisos y que el resultado dependerá del grado de participación.

El PP será el día 26, fecha de las elecciones en la Comunidad de Madrid, el gran beneficiario de la gran crisis política provocada por la deserción de dos diputados socialistas, Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez. La encuesta realizada por Opina para EL PAÍS le augura 57-58 escaños, sobre un total de 111. Es decir, la lista que encabeza Esperanza Aguirre obtendría dos o tres diputados más que el pasado 25 de mayo y rebasaría el listón de la mayoría absoluta (56 escaños) con cierta holgura.

El PSOE conseguirá, según el sondeo, 45 o 46 escaños, uno o dos menos que en los comicios de mayo. IU también pierde un diputado. Pasa de nueve a ocho. Tras las pasadas elecciones, estas dos formaciones proyectaban gobernar juntas, pero los socialistas Tamayo y Sáez negaron su voto al partido en cuyas listas habían sido elegidos y provocaron la crisis que obliga a los ciudadanos a volver a las urnas.

El resultado previsto por el sondeo, que supone dar la vuelta al de hace cinco meses, se produce gracias a una pequeña pérdida de intención de voto para los partidos de la izquierda, pero sobre todo a una movilización del voto de la derecha. El PSOE pierde nueve décimas (pasa del 39,9% en mayo al 39%) e IU cinco (del 7,6% al 7,1%). Pero el PP consigue un avance de 2,9 puntos (del 46,6% al 49,5%).

Participación, la clave

El resultado dependerá, en todo caso, de la participación. Aunque un 81,2% de los interrogados afirma que piensa ir a votar, los responsables del sondeo advierten que habitualmente esta pregunta "no ofrece suficiente información sobre la participación electoral", porque se han constatado diferencias entre las respuestas y lo que luego ocurre el día de los comicios hasta de 20 puntos.

Pueden resultar más significativos otros dos datos. El primero, que el 22% de los entrevistados tenía aún su voto por decidir los pasados días 12 y 13 de octubre, cuando se realizaron las entrevistas. Y el segundo, que existe mayor probabilidad de abstención entre los votantes del PSOE que entre los del PP. El 91,4% de los votantes de este último partido afirmaba en las fechas citadas que volvería a votar, por un 86% de los votantes del PSOE.

Además, entre los votantes del PP de mayo pasado, un 96,2% estaba decidido a escoger la misma papeleta y el 2,3% dudaba. Entre los votantes del PSOE tenían decidido votar lo mismo un porcentaje inferior, el 87%, y casi un 7% dudaba.

Cuando a los que no sabían el sentido de su voto se les preguntó por las razones de su duda, el 14,7% señaló la decepción política, aunque la crisis desencadenada en la comunidad por la traición de Tamayo y Sáez sólo fue seleccionada por el 3,3%. "La abstención", concluye Opina, "es más probable entre los votantes del PSOE que entre los del PP" y "sólo una movilización de los votantes socialistas podría cambiar la tasa de participación y el resultado electoral" previsto.

También resulta significativa la convicción de los ciudadanos sobre quién encabezará el próximo Gobierno regional, y cómo ha evolucionado desde mayo. El 69,3% de los encuestados cree que gobernará Esperanza Aguirre (43,4% en mayo) y sólo un 11,5% mantiene la convicción de que presidirá el Ejecutivo Rafael Simancas, mientras que hace cinco meses lo pensaba un 19,2%.

Los problemas que más preocupan a los madrileños son la delincuencia (la destaca el 51,5%), la vivienda (37,6%), el trabajo y el paro (35,6%), el tráfico y la falta de aparcamientos (21,5%), la inmigración (11,7%) y el transporte (10,6%). Esta pregunta admitía respuesta múltiple, por lo que los porcentajes suman más de 100. La crisis política en la comunidad autónoma, que obliga a repetir las elecciones, sólo la destacaron el 7% de los interrogados.

¿Y qué partido está más capacitado para afrontar ésos y los demás problemas de los ciudadanos? Un 32,4% de los preguntados opina que el PP, el 15% se pronuncia por el PSOE y el 2,9% por IU. Pero el desencanto hacia la política y los partidos tiene un reflejo considerable. Nada menos que un 25,5% sostiene que ningún partido está capacitado para resolver los problemas de los ciudadanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de octubre de 2003