_
_
_
_
_

Caruana urge a corregir los desajustes de precios y productividad en España

La economía española debe corregir los desajustes de precios, productividad y alto endeudamiento que padece para que sus empresas no pierdan competitividad y seguir el proceso de convergencia real con el resto de la UE, advirtió ayer el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, quien animó al sector público a que contribuya en la inversión en innovación tecnológica y formación de trabajadores.

La brecha entre la renta por habitante española y la media de la zona euro se ha reducido en más de siete puntos porcentuales en los últimos ocho años. Pero Caruana estima que hay que seguir realizando esfuerzos. "El sostenimiento del proceso de convergencia real requerirá continuar la corrección de algunos desajustes que se habían manifestado en el patrón de crecimiento", aseguró.

Así, Caruana desgranó "los principales retos" de la economía española en la inauguración de las jornadas Precios, productividad y crecimiento, organizadas por el BCE, el Banco de España y el Center for Economic Policy Research. "Este país está en buenas condiciones para hacerles frente [a esos retos], siempre que se mantenga el rigor de la política presupuestaria y se profundice en las reformas tendentes a flexibilizar los mecanismos de ajuste de la economía", señaló.

El primer desajuste: el diferencial de precios. Pese a que se redujo una décima en septiembre, todavía es del 0,9%. "Se han venido acumulando diferenciales de inflación moderados, pero persistentes", advirtió Caruana, que indican "la permanencia de rigideces" en los mercados y que, sobre todo, "pudieran llegar a afectar a la competitividad de nuestros productos".

Además, "la expansión del gasto ha supuesto un aumento notorio del endeudamiento del sector privado, particularmente de las familias, que se ha situado ya al nivel de la media europea, y propiciado el encarecimiento de los activos inmobiliarios", señaló. Tras el discurso, el gobernador negó, a preguntas de los periodistas, haber enviado señal alguna de "alarma" a la opinión pública, sino sólo de "prudencia", respecto al aumento del endeudamiento de las familias.

Otro de los retos de la economía española es la productividad. "La expansión económica parece haber descansado más en elevados ritmos de creación de empleo que en aumentos apreciables de la productividad", afirmó, "sugiriendo una incorporación todavía insuficiente de las nuevas tecnologías en los procesos productivos". Indicó que este patrón de crecimiento debe evolucionar hacia un modelo en el que la productividad vaya elevándose para que las mejoras de los procesos técnicos y de la inversión se traduzcan en un mayor crecimiento económico.

Y un aspecto fundamental es la tecnología, a juicio del gobernador del Banco de España. "Parece evidente la necesidad de que el sector público participe en programas que favorezcan la innovación y una rápida asimilación de los avances técnicos", afirmó Caruana, que señaló también la conveniencia de que se fomenten los programas de formación para trabajadores.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_