Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo eléctrico crece un 10,7% en nueve meses, el doble que en España

El consumo de energía eléctrica en la Comunidad Valenciana creció un 10,7% en los primeros nueves meses del año en relación con el mismo periodo del año anterior, el doble que en España donde el aumento conjunto del consumo eléctrico fue del 5,4%, según avanzó ayer Antonio Cejalvo, director general de Energía de la Generalitat. Las altas temperaturas registradas durante los pasados meses de junio y julio dispararon el consumo en la Comunidad Valenciana respecto a los mismos meses del año anterior hasta un 15%.

Cejalvo acompañó al director de distribución y al delegado territorial de la compañía eléctrica, Javier Villalba y Antonio Egea, respectivamente, a un centro de Iberdrola en la localidad de Torrent y destacó las escasas incidencias registradas este año en el suministro eléctrico a pesar de las elevadas tasas de consumo.

Sin embargo, Iberdrola tiene prevista una inversión de 650 millones de euros en la mejora de la red sobre territorio valenciano hasta el año 2006 para instalar 1.000 kilómetros de líneas de alta y media tensión; 2.500 kilómetros de líneas de baja tensión; 29 subestaciones y hasta 2.800 nuevos centros de transformación. El volumen de inversión en distribución entre 2002 y 2006 duplica el montante de las mejoras introducidas en la red durante los cuatro años anteriores para atender a cerca de tres millones de clientes en la Comunidad Valenciana.

La compañía eléctrica también prevé una inversión en torno a los 475 millones de euros en infraestructuras gasísticas asociadas esencialmente a la nueva central de regasificación de Sagunto y otros 210 millones en otras instalaciones sin especificar.

Las inversiones en generación energética, por otra parte, se elevan hasta 2.900 millones de euros hasta 2007, y van destinadas a la construcción de la nueva central de generación de ciclo combinado que construye la compañía eléctrica en el Puerto de Castellón.

Como muestra de la vinculación que Iberdrola pretende afianzar con sus clientes valencianos, que generan un tercio del volumen total de la eléctrica, la compañía concederá prioridad a las ciudades de Valencia, Alicante y Castellón, y a localidades como Alcoi, Chelva y Segorbe, en la implantación de un nuevo servicio que permite la conexión a la red de Internet a través del cable eléctrico.

Neo-Sky, filial de telecomunicaciones de Iberdrola, presentó ayer el nuevo servicio en Madrid y subrayó el compromiso para iniciar su comercialización en la Comunidad Valenciana. El nuevo sistema, autorizado hace días por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, exige instalar un transformador en la acometida de la red y otro en el enchufe doméstico y es equivalente a una conexión de banda ancha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2003