Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los problemas para hablar por el teléfono móvil se prolongarán al menos seis meses

El uso del teléfono móvil ha sido esgrimido como una de las ventajas de viajar de Madrid a Barcelona en AVE en lugar de recurrir al puente aéreo. Pero apenas hay cobertura. Mientras el servicio de megafonía del tren que ayer realizó el trayecto achacaba el problema a las compañías de telefonía móvil, fuentes de las operadoras indicaron que el Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) no ha construido la infraestructura básica para que las empresas puedan instalar los elementos de red que permitan hablar por el móvil con normalidad. Todo apunta a que esta situación durará al menos seis meses.

Los pasajeros, casi todos periodistas, que viajaron en el AVE de Madrid a Lleida

pudieron comprobar las dificultades para usar sus móviles. Los terminales sólo funcionaban cuando, en determinados tramos de la línea de alta velocidad, llegaba la cobertura que proporciona la red ferroviaria convencional.

Una orden ministerial del 19 de junio pasado establece que el GIF debe construir la infraestructura imprescindible -como mástiles, casetas de acometida eléctrica, equipos generadores, fibra óptica- para que las operadoras puedan comenzar a instalar sus equipos (elementos de red de radio), según señalaron las mismas fuentes. "No se ha construido nada, ni siquiera se ha aprobado el proyecto", aseguraron.

A cambio de levantar parte de la infraestructura, el GIF cobrará un canon a Telefónica Móviles, Vodafone y Amena por dar cobertura a sus clientes en el interior de los trenes.

Diferencias en el sistema

Este sistema es diferente al empleado en su día en el AVE que une Madrid y Sevilla -en el que se puede hablar ahora perfectamente por el móvil-, ya que en esta línea fueron las compañías de telefonía las encargadas en exclusiva de desplegar la red de telecomunicaciones y son las que gestionan y explotan el servicio. Sin embargo, las empresas no pagan ningún canon.

Pese a todo, el ministro de Fomento, Francisco Álvarez- Cascos, aseguró ayer en Barcelona que el GIF no se encargará de realizar la infraestructura que permita a la línea del AVE la utilización de telefonía móvil y animó a las compañías a que lo hagan, informa Efe. Las mismas fuentes añadieron que es posible que Álvarez-Cascos se refiriera sólamente a la infraestructura de los elementos de red y no a la física que, insisten, corresponde al GIF.

Los expertos del sector de la telefonía calculan que las operadoras no podrán ofrecer servicio en el nuevo AVE en seis meses como mínimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2003