Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un desaparecido por el aguacero, al caer su coche al río Besòs

Los bomberos tuvieron que realizar medio centenar de salidas

Mataró / Castelldefels

Los bomberos realizaron ayer medio centenar de salidas a causa de la lluvia. Una veintena de estas salidas fueron en Castelldefels, donde bastantes casas se llenaron de agua, lo que provocó la irritación de los afectados. Un coche sin conductor fue sacado del Besòs. La Guardia Urbana organizó la búsqueda por si el propietario se hubiera ahogado. Un testigo aseguró a la policía que había una persona en el coche cuando éste cayó al río.

Las lluvias ocasionaron problemas en las comarcas del Baix Llobregat (22 salidas de los bomberos, de las cuales 20 fueron en Castelldefels), el Vallès Oriental (11 salidas), Maresme (8 salidas), Barcelonés (3) y Vallès Occidental (3), aunque también en el Solsonès (2) y en Olot (1). La lluvia causó problemas en la autopista C-32 a su paso por Castelldefels. El agua encharcaba la calzada y hacía peligrosa la circulación por la vía, que no tuvo que ser cortada. La N-II quedó cortada durante una hora a la altura de Montgat, entre las 13.45 y las 14.45 horas. Aun así, no se registraron retenciones, ya que se desviaban coches a través de la población.

En Tiana, donde cayeron 73 litros de agua por metro cuadrado, la B-20 tuvo que ser cortada a causa de un accidente dentro del túnel. Un total de 63 litros por metro cuadrado cayeron en Vilanova del Vallès, 55 en Breda y 43 en Cunit. En Arenys de Mar los bomberos tuvieron que rescatar dos vehículos atrapados en la riera. Otro conductor, minusválido, necesitó ayuda también en Arenys de Mar, ya que se asustó al quedar atrapado su vehículo en una calle llena de agua.

En Castelldefels, los vecinos de la zona del apeadero denunciaron la ineficacia de las obras hechas para evitar nuevas inundaciones, tras los daños que ocasionaron las tempestades del otoño pasado. Entre los edificios inundados está la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Los afectados lamentaron que los bomberos dijeran que no contaban con medios para bombear el agua y echarla al mar. Un grupo de vecinos aseguró que al ponerse en contacto con el Ayuntamiento, alguien les respondió que presentaran una instancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de septiembre de 2003