Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUSKADI

Blanco asegura al 'lehendakari' que su proyecto fracasará y que otro contra ETA encontraría más aliados

La dirección federal del PSOE decidió ayer dejar todo el protagonismo a sus compañeros del PSE para que enjuiciaran el plan presentado por el presidente del Gobierno vasco, Juan José Ibarretxe en la Cámara de Vitoria. La ejecutiva federal, en voz del secretario de organización, José Blanco, sólo salió a la palestra pública para rechazar sin ambages ese proyecto, sin entrar en el fondo de la propuesta, toda vez que lo fundamental hoy, en el País Vasco y en España, es luchar "contra el terrorismo y que todos los ciudadanos puedan sentirse libres de manifestar sus ideas y defender sus proyectos sin que peligre su vida", como ahora les ocurre a los dirigentes y militantes del PP y del PSOE, recordó Blanco.

"Le pedimos al presidente del Gobierno vasco que presente un plan contra ETA, para acabar con ETA, y ya verá cómo si encuentra aliados", auguró José Blanco. "El plan de Ibarretxe no va a salir adelante" advirtió este dirigente socialista. "Es un plan que divide y no une; no busca el diálogo sino la imposición", remachó Blanco.

Igualmente crítico se mostró su compañero y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Jesús Caldera, quien en declaraciones a Telemadrid, apuntó la posibilidad de que los propios socialistas "impugnen" ante los tribunales un plan del Gobierno vasco que invada competencias de la administración del Estado. El PSOE, por tanto, remacha una y otra vez que no quiere saber nada de ese plan. "Una parte de la población vasca no puede imponer a otra todas sus alternativas; el PP y el PSOE nunca daremos cauce jurídico a ese proyecto", advirtió.

Ahora bien, el portavoz socialista, Jesús Caldera, aprovechó la ocasión para criticar la estrategia del PP contra el PNV, que a fuerza de ser tan agresiva, a su entender, une a todos los nacionalistas.

"El enfrentamiento radical contra el PNV, sin abrir ningún espacio para el diálogo institucional, fortalece al PNV cuando los socialistas lo que queremos es derrotarlo", afirmó el portavoz parlamentario socialista.

Pero Caldera optó ayer por no dar excesivo peso jurídico e institucional a esa propuesta de Ibarretxe hasta tanto no se formule en todos sus términos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2003