El 'asesino de la catana' se fuga durante una excursión y es capturado a las cuatro horas

Aprovechó para huir una visita "terapéutica" con tres monitores al Parque Municipal de Elche

José Rabadán, de 19 años, el asesino de la catana, se fugó ayer durante una "salida terapéutica" a Elche (Alicante) organizada por el centro de menores de Murcia, donde vive recluido desde que fue condenado, en junio de 2001, por matar, cuando tenía 16 años, a sus padres y a su hermana de nueve años. Rabadán aprovechó la visita al Parque Municipal de Elche para burlar a los tres monitores que acompañaban al grupo de siete jóvenes. Dos policías de paisano lo arrestaron cuatro horas después cuando caminaba por una carretera, a cuatro kilómetros del punto en que inició la huida.

Más información

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Elche detuvieron ayer, a las 15.20 horas aproximadamente, a Rabadán, que cumple 20 años el 26 de noviembre, en una carretera a las afueras de la ciudad, cuatro horas después de que lograra burlar a sus monitores durante una excursión a Elche programada por el centro de menores Las Moreras de Sangonera la Verde, una pedanía de Murcia. Rabadán se encuentra recluido en este centro de régimen cerrado después de ser condenado a 12 años por el asesinato con una espada japonesa de sus padres y de su hermana menor, con síndrome de Down, en Murcia, la noche del 1 de abril de 2000. El joven escapó entonces de la vivienda familiar y fue detenido días después en la estación de tren de Alicante.

Durante la excursión de ayer, el parricida burló a los tres responsables del centro, encargados de la custodia de siete jóvenes, sobre las 11.15, cuando se encontraban visitando el Parque Municipal ilicitano y antes de dirigirse al Huerto del Cura, un centro turístico de palmeras de la ciudad. La normativa obliga a que durante estas salidas se desplace un educador por cada tres muchachos, según el Instituto de Servicios Sociales de Murcia.

El inspector de policía Javier Pérez Castillo explicó que el joven no ofreció resistencia y descartó que hubiera protagonizado ningún acto delictivo durante las cuatro horas de fuga. Otras fuentes indicaron que Rabadán acudió a una vivienda en la que solicitó ayuda económica a una mujer. El joven, según las mismas fuentes, que no logró su propósito, se marchó del lugar sin causar ninguna molestia a la inquilina.

Esta mujer fue una de las vecinas de Elche que alertó de la presencia del menor huido, cuya noticia recorrió la ciudad desde las dos de la tarde. Otros vecinos avisaron a la policía tras descubrir la presencia de un joven que coincidía con la descripción de Rabadán, circulando por el arcén de la carretera en la que fue finalmente detenido.

Arresto a cuatro kilómetros

Pérez Castillo explicó que el dispositivo de búsqueda dio resultados sobre las 15.20 "en la carretera de las partidas rurales de Jubalcoy y Saladares, cerca de la ermita" a unos cuatro kilómetros del centro de Elche. La detención se produjo gracias a una combinación de coches con agentes uniformados y policías de paisano, sin que el joven opusiese resistencia.

Según el portavoz policial, José Rabadán fue conducido primero a "los calabozos de la Comisaría de Elche", donde permaneció "tranquilo" y luego fue puesto a disposición judicial en Murcia, tras terminar el atestado correspondiente. Rabadán fue enviado por decisión judicial al centro de menores Las Moreras sobre las 18.45 horas.

Pérez Castillo señaló que la fuga del joven se produjo después de que éste entrara en un establecimiento del centro de la ciudad para realizar una llamada telefónica. No obstante, fuentes policiales indicaron que la huida se materializó tras la visita al Parque Municipal, un centro de cultivo de palmeras y mientras se encontraban en el Centro de Visitantes de la Oficina de Turismo Municipal.

El programa de visita a la ciudad de Elche incluía un recorrido por los múltiples monumentos de la ciudad y culminaba con la entrada en el Huerto del Cura, el parque de palmeras más importante de la ciudad.

Las mismas fuentes indicaron que el joven, salió corriendo sin que los tres monitores pudieran impedir su fuga. Un policía de proximidad trató de perseguir al fugado hasta que éste atravesó el cauce del río Vinalopó, que cruza la ciudad.

Luego, el joven desapareció por la orilla. Rabadán estuvo vagando por la ciudad hasta que encontró la salida por un camino rural que une dos de las múltiples partidas rurales de la ciudad, una vía que discurre paralela a la carretera entre Elche y Alicante.

José Rabadán, ayer, en el coche policial que le trasladó de vuelta al centro de menores de Murcia.
José Rabadán, ayer, en el coche policial que le trasladó de vuelta al centro de menores de Murcia.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción