El registro judicial fichó a 940 nuevos maltratadores en el primer semestre

La cifra supone un aumento del 27% respecto del año pasado

Durante el primer semestre de 2003 el sistema Vida, un registro judicial que Justicia puso en marcha en 1998 en colaboración con los decanatos de los jueces, ha registrado 940 nuevos maltratadores. En Valencia, son 878; en Alicante, 59, y en Castellón, tres. Esta cifra supone un incremento del 27% respecto del mismo periodo de 2002. Este registro se nutre de los datos de las oficinas judiciales y no necesariamente coincide con las denuncias de malos tratos ni con el que elabora la Fiscalía de Valencia, (que añadió más de 1.000 maltratadores en los cuatro primeros meses del año).

Más información

La diferencia de cifras da una idea de la dispersión de datos en materia de violencia en el seno de la familia. Durante el pasado año, el total de nombres de maltratadores incorporados al registro Vida fue de 1.880 en el conjunto del territorio valenciano. En Valencia fueron 1.775, en Alicante 74 y en Castellón 31. El mayor porcentaje se incluyó en el sgundo semestre del año.

Fernando de Rosa, secretario autonómico de Justicia e Interior, explica que "el objetivo es lograr que todos y cada uno de los casos estén registrados, especialmente para detectar cuanto antes episodios de violencia habitual". El registro Vida es un programa de atención a las víctimas de agresiones sexuales, de violencia doméstica, que, en la medida que está interconectado, -aunque no funciona de la misma forma en todos los decanatos porque los partidos judiciales con menores juzgados tienen problemas de recursos-, debería permitir detectar inmediatamente episodios de violencia de género cuyo agresor coincida.

El incremento del 27% registrado en los seis primeros meses del año es considerado "gravísimo" desde el PSPV, "decepcionante tras las múltiples medidas activadas para luchar contra un mal que afecta a la sociedad mucho más de lo que creemos" desde el Colegio de Abogados, y "un fracaso que retrata que las víctimas no necesitan ejercicios de propaganda sino mecanismos ágiles", según CC OO.

De Rosa, en cambio, sostiene que ese aumento responde más "a que la justicia está mucho más sensibilidad y se ponen herramientas que faciliten el control, y por tanto la actuación posterior". El vicesecretario autonómico agrega: "El incremento se debe a un mejor funcionamiento del registro, cuya utilidad es vital para la rápida actuación de la justicia en los casos de malos tratos".

Pero además del registro Vida, en el que se incluye la información del maltratador, existe por ejemplo el de las Oficinas de Atención a las Víctimas del Delito (AVD). La información que manejan se refiere a las víctimas propiamente dichas y a las denuncias que éstas presentan. En el primer semestre de este año, los casos han sido en el conjunto de la comunidad autónoma 827, cifra que tampoco coincide con la del registro Vida. La Comunidad Valenciana tiene AVD en Alicante, Orihuela, Castellón Vinaròs, Valencia y Xàtiva. A 31 de diciembre de 2002 registraron 1.308 casos, lo que significa que durante el primer semestre de 2003 ya se ha superado la mitad de episodios de violencia doméstica detectados durante todo el ejercicio pasado.

Según los datos de las AVD, durante el pasado año tuvieron conocimiento de 97 casos de lesiones en Alicante, 17 en Elche, 55 en Castellón, seis en Vinaròs y 32 en Valencia. En el apartado de amenazas leves, en Alicante fueron 75, en Elche nueve, en Castellón 20, en Vinaròs seis, y en Valencia 14. En lo que a injurias o vejaciones se refiere (maltrato psicológico), en 2002 conocieron 58 en Alicante, uno en Orihuela, 14 en Elche, 351 en Castellón, 10 en Vinaròs y 38 en Valencia. En total, las AVD supieron de 459 casos en Alicante, 24 en Orihuela, 46 en Elche, 548 en Castellón, 61 en Vinaròs y 170 en Valencia.

Las cifras especialmente llamativas de Alicante y Castellón continúan la tendencia alcista a tenor del balance provisional de los seis primeros meses de este año 2003. En Alicante han tenido conocimiento de 341 situaciones de agresión en el ámbito doméstico (67 por maltrato físico, 64 por amenazas leves, 65 por impago de pensiones, 46 por maltrato psíquico, 43 por incumplimiento de custodia, 28 por abandono de familia, 13 por coacción leve, cuatro por violencia contra cónyuges e hijos, dos homicidios, dos amenazas, dos agresiones sexuales, dos lesiones, dos abusos sexuales y dos acosos sexuales). Y en Castellón, los 223 casos conocidos por las AVD, que con mucho están por encima de los 82 que se refieren a Valencia, se reparten en 29 por maltrato físico; 29 por amenazas leves; 30 por impago de pensión, 104 por injurias y vejaciones; 13 por incumplimiento de resolución judicial en materia de menores; dos por abandono de familia; tres por coacciones; uno por violencia sobre cónyuge e hijos; uno por amenazas; ocho por lesiones; uno por acoso sexual; uno por abandono de ancianos o minusválidos; y uno por coacciones.

Los datos que recogen las AVD no siempre llegan a los juzgados. De hecho, la pasada semana se juzgó a un hombre por tres agresiones físicas y una sexual a la mujer con la que compartía piso en Valencia. Tras la primera agresión se celebró un juicio de faltas al que la víctima no acudió porque, según su testimonio, en la AVD le recomendaron que no asistiera. Como era un juicio de faltas, ¿constará en el registro del fiscal? ¿En el Vida? La polémica sobre la nula homogeneización de datos está también abierta en lo que a violencia doméstica se refiere, máxime cuando no existe una red única que pueda consultarse desde cualquier juzgado con toda la información disponible.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción