Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iberia remodelará los aviones para aumentar el número de asientos

Los pasajeros de las compañías de tarifas reducidas han crecido el 67% este año

Iberia está decidida a dar un repaso a toda la compañía para recortar costes allí donde se pueda. La modificación en el servicio a bordo la llevará a remodelar los aviones para poder ofrecer más plazas, pero además ha planteado a los sindicatos medidas como la creación de empresas conjuntas para realizar determinadas actividad en tierra, la supresión de la restricción de la contratación eventual, la reducción de días libres a los pilotos, la utilización de menos auxiliares de vuelo por avión y la renegociación de los contratos de los nuevos aviones o de las primas de seguros.

La competencia de las compañías de tarifas reducidas aprieta más de lo que en principio pensó la compañía de bandera. Según los datos que Iberia presentó esta semana a las centrales sindicales con cifras de Aeropuertos Nacionales (AENA), en los siete primeros meses del año este tipo de operadores ha aumentado el número de pasajeros un 67%, mientras en Iberia y su franquiciada Air Nostrum no ha crecido. Sólo EasyJet y Ryanair, las dos más potentes, transportan ya un número de pasajeros entre España y Europa equivalente al 75% de los transportados por Iberia, de manera que el recorte de costes se vuelve acuciante para la aerolínea española que quiere adelantar los recortes que tenía previstos hasta el año 2005, e introducir algunas modificaciones en los convenios que hagan crecer la productividad.

Igual espacio

El nuevo modelo de servicio a bordo que está preparando -menor servicio de comidas en vuelos europeos y la fusión de la business y la grand class en los transatlánticos en una nueva categoría mezcla de ambas- le permitirá remodelar los aviones para aumentar el número de plazas sin que ello, dice la empresa, suponga en ningún caso la merma de espacio entre los asientos. Pero, además, quiere aumentar la utilización de los aviones, con un incremento de las horas de vuelo por nave y día del 9%, y reducir los costes tanto de las horas de vuelo de los pilotos (un 2%), como las de los tripulantes de cabina de pasajeros (auxiliares de vuelo), en un 5%.

El nuevo modelo en turista en vuelos a Europa, donde el pasajero que quiera menú tendrá que pagarlo, permitirá a Iberia, según sus cálculos, una reducción de los costes de servicio a bordo del 34%, mientras que la reducción de las comisiones que negocia con las agencias de viajes recortará los costes comerciales aproximadamente en el 36%.

Son dos capítulos importantes de los recortes previstos, pero el ahorro vendrá también de una nueva organización de trabajo que quiere negociar con las centrales, y de la revisión de los contratos de incorporación de aviones a la flota y de las primas de seguros.

Algunas de las medidas previstas afectan a los convenios en vigor. Por ejemplo, en tierra plantea, entre otras, la jornada única, la reducción de festivos y la supresión de la restricción de la contratación eventual. Para los pilotos incluye la modificación del régimen de trabajo y el descanso, con la reducción de días libres; la multilicencia para la flota Airbus, lo que elimina cursos de instrucción cuando se pasa de un avión a otro, y ligeros cambios en la dotación de vestuario. Y, en el caso de los tripulantes técnicos de cabina (TCP), plantea asimismo cambios en el régimen de descanso, con la reducción de días sin servicio en vuelos europeos, la racionalización del transporte de las tripulaciones y también una distinta dotación para vestuario.

Los planes previstos por Iberia incluyen también algunas medidas que no estaban previstas en el plan director presentado antes de verano, como la entrada de socios externos para la realización de algunas actividades. Concretamente, cita la creación de una empresa conjunta con la fabricante de simuladores de vuelo CAE para gestionar de otra manera la formación de los pilotos, y la constitución de una empresa de mantenimiento de equipos de tierra.

El plan, según Iberia, debe permitir alcancar los objetivos previstos de un recorte de costes unitarios de entre el 8% y el 10% hasta el año 2005, un aumento del Ebitda (beneficio bruto operativo) del 19% ese año y alcanzar un 15% en la rentabilidad sobre recursos propios (ROE).

Primera oposición

De momento, ya ayer Iberia encontró las primeras opiniones por parte de sindicatos y de las agencias de viajes. Los sindicatos de auxiliares de vuelo STAVLA y SITCPLA rechazaron la reducción de auxiliares de vuelo en los aviones hasta el límite que permiten las normas internacionales. Por su parte, las agencias de viajes amenazaron con dejar de vender billetes de Iberia si no se llega a un acuerdo en el establecimiento y calendario de las nuevas comisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2003